Las negligencias médicas son aquellos errores médicos o del sistema sanitario, que dan lugar a hechos reclamables. Dentro de este tipo de negligencias existe una muy concreta y común, el error médico que puede dar lugar a un daño físico y/o psíquico muy grave y que podremos en cualquier caso reclamar.

En este enlace además, puedes encontrar información sobre cuándo es el mejor momento para reclamar por una negligencia médica.

Los Errores Médicos más comunes

Entre los errores médicos más comunes podemos encontrar los siguientes:

  • Error o retraso en el diagnóstico. Es el error médico más frecuente y como consecuencia de este tipo de errores puede llegar a pasarse por alto enfermedades graves como un cáncer o un ictus. Si no se detecta el diagnóstico a tiempo puede llegar a tener consecuencias fatales.
  • Distracciones. Puede darse casos de error durante una cirugía en la que, por ejemplo, se opere la pierna sana en lugar de la afectada. Aunque parezca mentira puede haber este tipo de distracciones en el ámbito médico. Dentro de este apartado podemos incluir hechos tan graves como el olvido de material quirúrgico dentro de un paciente o introducir dosis inadecuadas.
  • Falta de coordinación. Puede suceder que al cambiar de médico o de hospital se suministren por error medicamentos que pueden llegar a ser muy dañinos para el paciente.
  • Infecciones en el hospital. Se conocen como infecciones nosocomiales aquellas que suceden durante la estancia en un hospital y que no estaban presentes ni en el período de incubación ni en el momento del ingreso del paciente. Pueden tener consecuencias muy graves para la vida del paciente.

A nivel general estos son los más comunes, pero cada especialidad tiene también sus negligencias o errores más comunes. Por ejemplo, en oftalmología suelen ocurrir errores de este tipo en las intervenciones LASIK.

Cómo sabemos si hemos sufrido un Error Médico

Serán considerados como error médico únicamente aquellos diagnósticos que supongan un error de gravedad o aquellos que se descubran posteriormente y no se hayan realizado todos las comprobaciones o exámenes médicos necesarios.

El diagnóstico no puede ser cuestionado con la evolución posterior (siempre y cuando se hayan tomado todas las medidas y medios disponibles), ya que existe una gran dificultad de acertar con el diagnóstico y siempre hay un margen de error independientemente de las pruebas realizadas.

El diagnóstico siempre deberá establecer una valoración del trastorno y la localización y gravedad de la lesión o enfermedad, así como el registro de dolor o sufrimiento innecesario que haya sido provocado por ellos.

Cómo demostrar y valorar un Error Médico

La única forma de poder identificar un error médico es a través de la segunda opinión de un médico o un perito médico experto. Este segundo profesional médico realizará una valoración médica de la enfermedad, secuelas o daños del afectado a través de las pruebas realizadas e incluso de nuevas pruebas si fueran necesarias. En el momento en el que el perito médico detecte el error en el diagnóstico procederá a valorar el daño en el paciente.

Por otro lado, para medir el daño, es muy importante la figura del perito médico que tras un exhaustivo trabajo redactará un informe médico pericial que servirá como valoración del daño corporal. A partir de este informe se podrán valorar las lesiones producidas por errores médicos y las consecuencias derivadas de estos, así como calcular la indemnización posible ante este tipo de sucesos.

Amplía la información sobre la Responsabilidad Civil Médica.