Los sanitarios se enfrentan a la Responsabilidad Civil Médica por incumplimientos de la Lex Artis. Ante el aumento de casos reclamables, vamos a analizar todos los aspectos que rodean estos casos.


Los profesionales de las ciencias de la salud son expertos reputados y respetados por todo el mundo. Las profesiones que ejercen sirven para salvar vidas, pero en ocasiones cometen errores que pueden empeorar la situación que trataban de solucionar.

Qué es la Responsabilidad Civil Médica

Si recientemente has acudido a un médico para ya sea una exploración, un trámite, una cirugía o cualquier otro proceso médico has de conocer la existencia de la responsabilidad civil médica.

Esto se refiere al seguro de responsabilidad que tienen los profesionales sanitarios para proteger al paciente en caso de negligencia. Si se da la situación en la que un proceso médico se ve perjudicado por la actuación -voluntaria o no- de un profesional, la adscripción a este seguro proporciona al paciente una retribución económica en concepto de indemnización por negligencia.

Cuándo hay Responsabilidad Civil Médica

En estos casos lo más importante es la determinación de causas motivadoras que hagan dudar de si se debe aplicar el seguro de responsabilidad civil médica o no. Para ello, Nuria Jiménez, en su trabajo de fin de grado Responsabilidad Civil Médica establece los siguientes elementos determinantes:

  1. Conducta activa u omisiva de la persona a quien se reclama la reparación, es decir, el agente de daño.
  2. La existencia de un criterio de imputación en el agente de daño.
  3. La existencia de un daño antijurídico que lesione un derecho o un interés jurídicamente tutelable.
  4. Existencia una relación de causalidad entre el daño causado y la conducta del agente.

Ante la detección de estos elementos podemos tener una base sobre la que fundamentar la denuncia al profesional. Es importante avalar todo con un proceso de documentación amplio para facilitarle al perito la investigación.

Cómo reclamar por Responsabilidad Civil Médica

Ante un caso de negligencia médica, el paciente tiene la capacidad de solicitar una indemnización. En PJ GROUP contamos con una amplia red de expertos que pueden evaluar el proceso médico para determinar la asunción de responsabilidades.

Nuestros peritos médicos son expertos en la materia y saben cómo evaluar cada proceso particular para que el paciente saque el mayor rédito posible. Además, siempre nos basamos en los principios de neutralidad y objetividad que caracterizan la profesión judicial.

Se debe emprender el proceso judicial mediante la imposición de una demanda y la consiguiente solicitud de un examen pericial que ayude a determinar lo ocurrido durante la valoración médica. Este examen hará una revisión de los daños para determinar de qué tipo son:

  • Secuelas. Este tipo de lesiones son los remanentes tras la operación y suponen alteraciones persistentes de la misma, lo que puede dificultar el día a día del paciente.
  • Daños permanentes. Son aquellos que van a prolongarse en el tiempo. Es la peor de las negligencias porque en muchas ocasiones tienen carácter irreversible y puede condicionar la vida habitual del paciente.