Ratificar un informe pericial es la segunda piedra angular del trabajo del Perito. Si bien, realizar el propio dictamen pericial es su más importante labor, y además puede realizarse disponiendo de tiempo, bibliografía, etc. La ratificación judicial es un proceso por el cual el perito busca que sus ideas prevalezcan en el juicio, mientras que el abogado contrario intentará desacreditarlo. Y todo en el transcurso de unos pocos minutos.

Cómo ratificar un informe pericial: Actuaciones previas al juicio

1. Formación y experiencia necesarios

Para ser Perito, se debe estar habilitado para ello. No disponer de la formación necesaria (titulación oficial) o los conocimientos específicos en el área concreta puede conllevar que el testimonio no tenga validez alguna en el juicio.

Lo que puede conllevar la impugnación del informe y de la actuación del Perito Judicial en el juicio.

2. La unión hace la fuerza

El abogado y el Perito deben formar un buen equipo, por lo que es interesante reunirse para preparar el juicio. O, al menos, estar en comunicación constante sobre las preguntas a realizar, conocer los resultados de la investigación, etc.

Si hay comunicación fluida, es muy probable que el resultado del caso sea favorable. En caso contrario pueden ocurrir situaciones desastrosas, como que el abogado:

  • No analice y discuta el tema de antemano con el Perito
  • No se pronuncie durante la ratificación
  • No realice preguntas sobre temas clave
  • No impugne preguntas irregulares del abogado contrario
  • No ponga en dificultades al Perito contrario

3. Realización del informe pericial

Previamente a la ratificación judicial, el Perito tiene que analizar toda la documentación, llevar a cabo una investigación y redactar un informe pericial.

Una investigación exhaustiva es la clave de n informe bien preparado y del éxito. Sin embargo, es difícil (si no imposible) escribir el informe perfecto que analice todos los problemas sin error. Cualquier detalle puede ser perjudicial. Por lo que el informe debe revisarse una y otra vez, de cara a optimizar y verificar todas las afirmaciones contenidas en el mismo.

Así, se podrán evitar errores de análisis o puntos débiles que puedan desacreditar el informe pericial.

El abogado debe analizar las credenciales del Perito, para determinar que es el óptimo para el caso. Con el que posteriormente discutirá las ideas generales y argumentos clave del informe.

Por tanto, el informe pericial es el documento clave dentro del proceso judicial, y se debe hacer con sumo cuidado y detalle.

4. Preparar la ratificación

Lo que incluye:

  • Revisar la documentación del caso
  • Analizar periciales y contrapericiales contrarias
  • Estar en contacto con el abogado de la defensa y, a ser posible, preparar el juicio en una reunión
  • Llevar credenciales al juicio

Para eso se debe estar en contacto con el abogado para definir la estrategia para estar en sintonía durante el juicio.

5. Conoce al enemigo

Previamente al juicio, puede ser intersante analizar:

  • Abogado de la parte contraria
  • Perito de la parte contraria
  • Estilo que usan (agresivo, amistoso, etc.)
  • Competencia en la materia concreta

De manera que se encuentren debilidades en ambos y se detecten vías de ataque/defensa.

Conoce al enemigo y conócete a ti mismo, y no estarás en peligro en cien batallas (Sun Tzu)

6. Cobrar

Cobrar la ratificación judicial dependiendo de los gastos que suponga. Así, en caso de ratificación por videoconferencia, únicamente se cobrará la mañana de trabajo. Si hay que desplazarse al juzgado determinado, incluir dietas y días de trabajo para desplazamiento.

En caso de que se anule la vista, se debería abonar de nuevo la cuantía pagada.

Y por supuesto, cobrar por adelantado al día de la vista.

Actuaciones del Perito durante el juicio

Cómo ratificar un informe pericial: Actuaciones durante la ratificación judicial

7. Mantener una actitud correcta

Lo que incluye estar centrado en aportar testimonio de la mejor manera posible. Para ello, es necesario estar preparado para una ratificación complicada.

Escuchar las preguntas atentamente, pedir aclaraciones cuando sea necesario, o contestar cada parte de la pregunta de una en una y establecer contacto visual con el juez. Contestar las preguntas manteniendo la calma

8. No dirigir

Cuando sea preguntado, el Perito debe responder únicamente a la cuestión formulada.

Es decir, debe ser el abogado el que dirija las preguntas que debe ser respondidas. Intentar contestar para aclarar otros asuntos puede entenderse como implicación personal, y restar credibilidad.

9. Prestar atención

Si el abogado retira una pregunta o realice algún comportamiento extraño, puede deberse a que la pregunta es engañosa, y diseñado para confundir al Perito.

Pida que le aclaren la pregunta si ésta no es clara, y tómese su tiempo para pensar la respuesta. Principalmente, si está elaborada de forma errónea. En este caso, no está de más hacerlo constar.

10. Ser preciso

El trabajo del abogado es ser muy minucioso y prestar atención a las debilidades del Perito.

Por lo que se debe intentar ser consistente y dar un testimonio realista y sin fisuras, de manera que no consigan desacreditarnos.

11. No extralimitarse

Las respuestas deben hacerse de forma que sean entendibles para todos los miembros de la sala. Es importante mantenerse dentro del tema. En ningún momento debe el testigo experto ofrecer ninguna opinión o hacer declaraciones fuera de su área de especialización.

Se debe contestar exactamente a la pregunta que hicieron, sin dar más información de la necesaria para responder a esa cuestión.

12. Ser Profesional, no emocional

Contestar las preguntas de forma personal es lo contrario a ser profesional.

Además, el abogado intentará desacreditar al Perito, por lo que hará su labor en el interrogatorio, no espere otra cosa.

Nunca se debe discutir en el juicio, aunque el abogado lo intente. No es común entre los abogados, pero puede darse el caso de que haya alguien especialmente agresivo que busque intimidar. No hay que caer en la trampa.

Hay que dejar las emociones fuera de la sala, centrándose en el análisis científico del caso y la manera de expresarlo.

13. El Perito es el que más sabe

El Perito es el que más sabe de la disciplina técnica, por eso el abogado intentará desacreditarle.

Esta confianza que tiene el juez en nosotros, es importante no perderla. Aunque tampoco es mala idea guardarse algún as en la manga, para sacarlo en un momento determinado. Lo que es importante es mantener el control, mediante estrategias como:

  • Participar de forma excesiva cuando estemos dominando
  • Ser excesivamente breve cuando ataquen
  • Si preguntan de forma reiterada la misma cuestión, es un buen momento para remarcar los puntos clave.
  • Referirse a documentación científica que favorezca los argumentos.

Nunca hay que burlarse del abogado contrario, aunque se le haya conseguido superar.

14. La credibilidad comienza en la apariencia

No solamente hay que ser sincero, sino que además hay que parecerlo. Para lo que es importante cuidar los códigos y protocolos a la hora de ir a juicio.

Vea aquí cómo debe vestir un Perito.

15. Ser sincero (y parecerlo)

Un Perito debe actuar dentro de su área de conocimiento, siendo contundente y mostrándose seguro. Lo que se resume en los siguientes 3 puntos:

  1. Explicar detalladamente los hechos, dando su opinión sincera sobre los hechos.
  2. No dudar ni cambiar de opinión en el juicio. Puede crear incertidumbre sobre el testimonio e incluso desacreditar al perito
  3. Decir la verdad. Lo que es crucial para que el testimonio sea creíble. Incluso se puede decir que no se está seguro de algún aspecto.

16. Tener la documentación a mano

Puede ser importante tener los documentos del caso a mano para el juicio, de forma que los pueda consultar en cualquier momento.

Así como todas las regulaciones y legislación que hayamos podido incluir en nuestro informe.

Por supuesto, tener una copia del informe pericial es imprescindible por si nos cuestionan algo del mismo.

17. Tener precaución con el abogado contrario

Se debe tener especial precaución con las preguntas circulares e hipotéticas. El abogado contrario va a intentar que el Perito se contradiga, haciéndole una serie de preguntas que le acercarán a una conclusión contraria o que ponga en duda las afirmaciones vertidas en su informe.

18. No sentirse intimidado

No hay que permitir que el abogado contrario nos intimide. Aunque sea molesto y agresivo, como Peritos, nunca podemos mostrarnos débiles en el juicio.

Hay que mantener la calma y contestar las preguntas sin aspavientos. Confiando en el trabajo realizado en el informe pericial. Nunca hay que tomárselo de forma personal, contestando las acusaciones de forma violenta.

19. Evitar generalizar

En el informe pericial, se hace referencia a un caso concreto, con unas determinadas características, por lo que no será aplicable a todos los casos.

Es por ello que se deben evitar palabras como:

  • Siempre
  • Nunca
  • Debería haber

Sólo hay que valorar lo realizado, no cómo sería adecuado hacerlo.

Si usamos generalizaciones y la parte contraria muestra un contraejemplo donde no se cumple, puede desacreditar el testimonio aportado.

Sin embargo, a la hora de contestar a cuestiones por parte del abogado contrario, a veces, debemos hablar de manera genérica, analizando la idoneidad de ciertos procedimientos. En estos casos, no debemos guiar al abogado contrario a que aumente en profundidad en el interrogatorio, cosa que nos beneficiará.

20. El perito es un testigo, no un abogado

La labor pericial no es ser defensor de una parte, sino proporcionar información y opiniones basadas en la experiencia y capacitación que han desarrollado a lo largo de los años.

En un juicio, se es defensor de unas ideas y opiniones, no de un cliente.

Así, una ratificación judicial exitosa es aquella en la que se transmiten las opiniones, de forma clara, sincera y entendible.

21. Para peritos inexpertos

QUÉ HACER

  • Mantener la calma en todo momento
  • Sé racional, no emocional
  • Prepárate con las pruebas
  • Practica con el abogado y de la forma más realista posible
  • Ante los nervios, respire profundamente y recuerde las pruebas

QUÉ NO HACER

  • Maneja demasiada información técnica en cada argumentación
  • No escuchar atentamente la (s) pregunta (s)
  • Utilizar las emociones
  • Pensar sólo en el testimonio que se va a aportar y no en el abogado contrario
  • Decir lo que el abogado (o juez) quiere escuchar

22. Buscar resguardo

En cada informe pericial deben existir una serie de conceptos e ideas clave a las que el Perito puede volver para hacer más fuerte su hipótesis y línea argumental.

Si el abogado continúa haciendo la misma pregunta o intenta que el Perito se sienta incómodo, siempre se puede volver a estos “conceptos” resguardo.

23. Ser consciente del juez

La mayor parte de los jueces eran abogados, y como tales, tienden a sobreestimar su capacidad para evaluar la credibilidad de un testimonio.

Además, los jueces, como abogados, son defensores de la causa, por lo que no ven nada malo en que la defensa sea agresiva. Aunque obstruya la investigación y la verdad. Así, citar selectivamente hechos y testimonios, tergiversar hechos y pruebas, es algo aceptado dentro de un juicio.

Por tanto, los Peritos pueden verse en una situación de indefensión si el abogado “está haciendo su trabajo” y sufre un ataque agresivo con estas premisas comentadas. Por lo que no hay que dejar al azar ningún punto del informe pericial, de manera que no tenga fisuras. Igualmente, si el ataque es agresivo, las acusaciones no deben quedar sin oposición, contestando con tranquilidad, pero contundencia.

Recomendaciones sobre la ratificacion judicial

Recomendaciones generales sobre la ratificación judicial

En resumen, los consejos que hemos recopilado, los podemos dividir en los siguientes 3 supuestos:

Para el Perito y el abogado

  1. Revisar la documentación del caso previamente al juicio
  2. Revisar conjuntamente los pros y contras de los argumentos
  3. Asignar un objetivo a cada parte de la ratificación
  4. Recordar las limitaciones del informe contrario y posibles vías de ataque
  5. Disponer de tiempo para preparar la ratificación del Perito

Para el Perito

  1. No se permita desviarse de su opinión, a menos que se presente nueva información (como suele suceder en el interrogatorio, que explora escenarios alternativos en lugar de hechos reales).
  2. Decir la verdad, incluso si no está a favor de su cliente. No hay necesidad, sin embargo, de embellecer. No estás allí para "ganar", pero tampoco estás allí para "perder". Ese es el trabajo del abogado.
  3. Recuerda que es solo un trabajo. Sus respuestas deben seguir siendo éticas y profesionales.
  4. El abogado es un defensor y su enfoque al cuestionamiento, independientemente de las preguntas, el tono de voz o el comportamiento del abogado no es un problema personal.
  5. Responda la pregunta formulada.
  6. No dirija el interrogatorio con la respuesta.
  7. "sí" y "no" son respuestas completamente suficientes para una pregunta "sí" o "no".
  8. "No sé" y "No recuerdo" también son respuestas perfectamente aceptables si son ciertas. Entonces, "eso no era parte de mi ámbito de trabajo".
  9. No permita que se apresure a responder.
  10. Lea los documentos a los que se hace referencia en las preguntas, cuando sea necesario, cuando estén disponibles, como los documentos ingresados ​​como documentos de prueba (es poco probable que existan otros). Léelos detenidamente antes de responder, independientemente del tiempo necesario.

Para el abogado

  1. Su experto es tan bueno como la verdad. No pueden probar una falsedad.
  2. La ética importa.
  3. Si bien la promoción no es un asunto personal (consulte la lista de expertos), los ataques personales no son profesionales, incluso si están permitidos en su jurisdicción.
  4. Recuerde quién está pagando las facturas, no a quién le pagan.
  5. Deje que su material de revisión de expertos y prepararse. Un centavo ahorrado puede ser un caso perdido.
  6. Asegúrese de que el experto entienda sus problemas, no solo los de ellos.
  7. Objeto temprano y con frecuencia.
  8. Trate de no dejar que un abogado opositor teione a su experto ".