En este post analizaremos situaciones en las que pueden aparecer problemas en un juicio.

Cuando los peritos son grandes profesionales y tienen experiencia en juicios, y el abogado que se ha contratado es competente, se tiene todo de cara. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de que algo salga mal.

Alguien dijo:

Aprende de los errores del resto, porque no vas a tener tiempo de cometerlos todos

Vamos a recordar situaciones reales que han ocurrido durante un juicio, y que son un compendio de infortunios. Estas situaciones pueden ocurrir a un Perito en Accidentes, Perito Arquitecto, Perito Ingeniero, Perito Informático, etc.

Conductas inadecuadas durante el juicio

Aunque tengamos de nuestro lado un Perito aparentemente perfecto, las circunstancias pueden sorprendernos. Si es posible, siempre es interesante conocer cómo se desenvuelve el perito en una comparecencia, o al menos practicar previamente al juicio. De manera que se trace un guion que marque el carácter general de la actuación.

Sin embargo, muchas veces ocurren situaciones inesperadas: nervios del perito, egos, discusiones con el abogado contrario o, lo que es peor, con el juez, etc. Vamos a analizar situaciones que pueden afectar a las posibilidades de ganar el juicio.

1. El Perito “arrogante”

En un juicio de negligencia médica, un conocido y reputado miembro del Colegio de Médicos, autor de publicaciones en su especialidad, actuó como perito de la parte demandante.

Su formación era impresionante, sus credenciales inmejorables, pero era una persona arrogante, grosera e impertinente (y seguramente muy cara). Además de que es difícil para los abogados colaborar con una persona así, puede ser algo impredecible en la sala.

Podemos pensar que, aunque sea un tanto insoportable, de lo que se trata es de que ratifique, y que como buen profesional lo haría bien. Sin embargo, uno no se puede ocultar la personalidad en un juicio. Al mostrarse arrogante y condescendiente con el médico acusado, hizo perder el caso, y también una buena suma de dinero.

2. El Perito” comediante “

Independientemente del control que el Perito tenga sobre el tema, y lo fácil que sea el juicio, nunca se debe de olvidar el cometido del Perito.

Hay casos en los que el Perito, al tener un gran dominio del área, no estar nervioso, etc. el experto puede intentar ganarse la simpatía del juez haciendo bromas. Aunque sean graciosas, e incluso aunque la gente se ría, quitan credibilidad.

Una comparecencia en el juzgado no tiene por qué ser aburrida, pero es un asunto serio. Por mucho que se conteste adecuadamente a las preguntas realizadas, la imagen general del Perito es importante. Y se quiere dar una imagen de experto, no de gracioso.

Peritos Inexpertos Inexperiencia del Perito

Peritos inexpertos

La clave del veredicto favorable puede estar en el testimonio del perito, ya que se muestra como una parte independiente del proceso.

Así, cuando un Perito no tiene experiencia, es crucial minimizar los problemas que pueden aparecer. Prestando especial precaución por los detalles del informe, y por preparar el juicio con anticipación, haciendo simulacro de las posibles preguntas que haría el abogado de la defensa.

3. El Perito “perro ladrador”

Hay Peritos con currículums impresionantes, una formación extensa y gran experiencia, que se muestran feroces y hambrientos, que en la preparación de la vista parece que se van a comer a la otra parte. Pero, luego, en el juicio, se muestran débiles e incapaces de contestar con contundencia los ataques del abogado contrario.

Este perfil suele ser habitual en profesionales sin experiencia en el campo pericial. Y, dependiendo del caso, puede incluso volverse en contra del cliente. Porque, el juez puede pensar:

Si una persona con sus conocimientos no es capaz de ser contundente, puede que no tenga argumentos favorables suficientes

Por ello, es mejor un “zorro viejo” que un “perro ladrador (poco mordedor)”.

4. El Perito “veleta” I

El Perito inexperto, al verse sometido a cuestiones complejas, puede responder cosas contrarias a las que incluye en su informe pericial.

Hay casos en los que, incluso, niegan en el propio juicio afirmaciones realizadas en su propio informe. Para evitarlo, es importante que, durante los días previos al juicio, el abogado comente con el perito los argumentos esgrimidos en el informe pericial.

5. El Perito “veleta” II

Si es grave cambiar totalmente de opinión sobre el caso, también lo es que el Perito cambie su teoría sobre cómo han podido suceder los acontecimientos a última hora.

El abogado se prepara las preguntas y sus argumentaciones en función de lo que saber que el Perito va a contestar. Si cambia de opinión, todo este trabajo no sirve para nada. Y, lo que es más preocupante, se desconoce lo que puede ocurrir en el juicio. Bueno, realmente no se desconoce, se sabe que el abogado contrario va a destruir la credibilidad del Perito, y probablemente el caso se pierda.

Por tanto, es importante saber que el Perito no va a cambiar de parecer, y que su testimonio va a ser contundente y sin fisuras.

6. El Perito “Googleador”

Uno de los errores más frecuentes cometido por los Peritos es fundamentar sus informes en datos recogidos de internet. Ya que no es una fuente fiable de información.

Además, aunque diera la casualidad que sí se recogen datos fiables, la fuente de la que se extrae puede no basarse en bibliografía científica.

En cualquier caso, el mayor error de Googlear para realizar un informe pericial, es decirlo en el juicio. Se perdería toda la credibilidad ante el juez.

Falta de formacion o experiencia

Credenciales, formación y experiencia del Perito

Para la preparación para el juicio, el Perito debe considerar tener a mano datos sobre:

  • Credenciales
  • Formación
  • Experiencia

Y otros aspectos que den credibilidad a su testimonio para el caso concreto. Por otro lado, el abogado debe asegurarse de que el Perito dispone de estas credenciales, para que le pueda servir para reforzar los argumentos de la demanda. En Perito Judicial GROUP ponemos a su disposición los mejores Peritos que pueda encontrar, al mejor precio.

7. El Perito investigado

Un Perito es importante porque aporta un testimonio, en principio, creíble, objetivo (dentro de la subjetividad de una opinión profesional) e independiente. Todo lo que afecte a cualquiera de estas características, puede hacer que su actuación en el juicio no valga para nada.

Así, por ejemplo, si se contrata a un Perito en alguna de las siguientes situaciones:

  • Investigado por mentir al tribunal deliberadamente
  • Inhabilitado profesionalmente
  • En situación de incompatibilidad con la labor pericial

El juicio, puede darse por perdido.

Así, si un Perito Economista evalúa un caso de fraude, y a su vez está siendo investigado (o ha sido condenado) por fraude, su testimonio no valdrá ante el tribunal.

Siempre hay que estar seguros de que el Perito no ha sido acusado por realizar su labor pericial o profesional, y que tampoco están siendo investigados por estos motivos.

8. El Perito arrepentido

Si el experto, una vez presentado el informe pericial, se niega a ratificarlo ante el juez, éste deja de tener validez. Ya que no permite que se someta a la lupa del juez y del abogado contrario.

Si esto ocurre con tiempo para reemplazar al Perito, los daños son menores. Pero si la situación se da en los días previos al juicio, puede significar un desastre.

El Perito puede incurrir en responsabilidad si es citado a declarar y no se presenta.

9. El Perito sin la formación necesaria

Ha ocurrido en muchas ocasiones que el testimonio del perito es impugnado por no contar con la titulación mínima que marga la Ley. Aunque el Perito cuente con experiencia en el ámbito, y el informe sea exhaustivo y correcto, no valdrá para nada si no se cumplen los requisitos de formación.

Por tanto, el abogado debe conocer la titulación del Perito previamente a realizar cualquier tipo de encargo. Incluso puede ser adecuado tener el CV actualizado y hablar con el Perito sobre sus conocimientos en el tema en concreto.

10. El Perito Rockstar

Contratar como Perito a un reputado profesional, con una reconocida trayectoria, puede conllevar varios problemas:

  • Al no tener experiencia como Perito, es una incógnita cómo actuará en el juicio
  • Al sentirse atacado por el abogado contrario, y no tener experiencia en hacer juicios, puede tomárselo de forma personal y mostrarse arrogante o violento
  • La factura puede ser disparatada (conocemos de peritos que cobran 8.000 € por informe de negligencia sencillo, y la comparecencia otros 4.000 €)

Superando el alcance de la labor pericial

No se debe olvidar que los Peritos son auxiliares de justicia, que actúan como testigo por conocer técnicamente un asunto en concreto del caso. Por tanto, existe una necesidad del perito de permanecer dentro del alcance de su conocimiento profesional.

En el momento en el que se habla sobre áreas fuera de éste, se entra en terreno resbaladizo, y puede dar lugar a perder credibilidad en el caso.

11. Alcance del conocimiento no es lo mismo que alcance del informe

Una de las situaciones más complejas a las que se enfrenta un Perito son aquellas en las que en su informe analiza las partes favorables al cliente, pero no evalúa aspectos que pueden serle perjudiciales, dejándolos al margen.

Pero, al ser preguntado por el abogado contrario sobre estas circunstancias, el Perito debe contestar, aunque perjudique a su cliente. Ya que, de no hacerlo, se perderá credibilidad.

Sin embargo, si estas preguntas realizadas por el abogado contrario, no son específicamente sobre el área de conocimiento del Perito, debe hacerlo constar y no contestar. Con lo que no perjudicará al cliente, ni a la credibilidad de su informe.

12. En casa de herrero… cuchillo de palo

Existen situaciones en las que el Perito, al ser preguntado, además de hacer referencia específica al caso, puede referirse a problemas técnicos generales de cierta herramienta, metodología o tratamiento.

Por ejemplo, al analiza el comportamiento de cierto sistema de seguridad que ha perjudicado al demandante, el Perito puede evaluarlo como inseguro. Sin embargo, si luego él mismo lo utiliza en su labor profesional, está perdiendo toda la credibilidad.

Los Peritos, en su labor de testigos, no deben ser defensores de una parte (aunque les contraten). Por tanto, una defensa numantina de las ideas puede entenderse como parcialidad, y lo que resta credibilidad al testimonio.

Los expertos deben reconocer que se supone que deben ser objetivos y no defensores de la parte que los conserva. Aunque no es un ejemplo específico, la defensa profusa afecta la credibilidad del experto que afecta negativamente el caso ".

Protocolo durante el juicio

La importancia del protocolo y los detalles

La presencia es importante a la hora de presentarse en un juicio, ya que nuestra imagen es lo primero que habla sobre nosotros y nuestra credibilidad.

Todos los aspectos de la actuación del Perito deben planificarse correctamente, desde cómo se viste hasta cualquier detalle del testimonio. Todo tiene gran importancia.

13. Tarde y (aunque bien) mal

Una de las peores cosas que puede hacer un Perito es llegar tarde. Ya que no sabrá si debe entrar a la sala, si ya se le ha llamado, etc. Si se entra directamente, se pueden incumplir normas referentes a los juicios.

Además, puede suponer un muy mal punto de partida, y se crea una predisposición negativa del juez nada más empezar.

14. No saber actuar durante el juicio

El protocolo es importante, y debe cumplirse. Los que nunca han entrado en sala, no saben cosas básicas como las siguientes:

  • Dirigirse al juez como “señoría”
  • Contestar las preguntas de los abogados mirando al juez
  • Si no se entiende la pregunta, pedir educadamente que la repitan, por este motivo

Estas y otras formas de actuar son básicas durante un juicio. El no seguir estas reglas puede dar lugar a que detecten la inexperiencia o, lo que es peor, mala preparación.

15. Vestimenta inadecuada

No por ser médico, hay que ir al juicio con bata blanca. Tampoco debemos nunca ir en chanclas, con ropa mal planchada, manchada o extravagante.

El juez no va a pasar por alto la apariencia, a pesar de lo bien que esté el informe pericial. Por lo que el caso puede verse afectado.

Se ha de ser responsable y respetuoso en sala, y nuestra vestimenta debe ser acorde.Cuando se usa un Perito es porque de éste va a depender en gran medida las probabilidades de éxito de la reclamación. Sin embargo, la actuación del Perito depende de muchas variables, algunas controlables y otras que no lo son.

La idea de este artículo es conseguir identificar aquellas sobre las que se puede actuar, de manera que se optimicen las posibilidades de ganar el juicio.

Consulta cómo debe vestir un Perito.
- Las 23 estrategias ganadoras para ratificar un juicio