Ampliar nuestra labor profesional abordando el ámbito pericial puede suponer un interesante reto, ya que nos servirá para probarnos y para poner en jaque nuestros conocimientos. Sin embargo, también puede suponer una intimidante labor cuando no se dispone de experiencia.

Aunque debe existir una colaboración entre el abogado y el perito, depende de éste su actuación durante el interrogatorio.

Consultar aquí qué es un Perito y qué cualidades tiene


A continuación, damos consejos a seguir, basados en nuestra experiencia, para las primeras veces que un profesional tiene que ratificar su informe pericial. Aunque, la clave sigue siendo la capacitación y experiencia, además de la preparación, independencia y objetividad.

1. Ser profesional antes que Perito

Para ser un buen perito, primero se ha de ser un buen profesional. Es importante trabajar en el campo durante muchos años, antes de ser consultor y perito.

Se debe tener un conocimiento extenso y experiencia laboral en el ámbito técnico del litigio. No resulta intimidante enfrentarse a un abogado contrario agresivo si se tiene seguridad de haber realizado un buen informe, y se es competente en la materia.

Sin embargo, es complicado resistir un interrogatorio intensivo si no se domina la materia.

2. Quieres ser Perito, no consultor

Si quieres emprender tu carrera de perito, es importante distinguir entre la propia labor del perito y la del consultor.

Un asesor o consultor puede no ser un perito, ya que sólo trabaja dentro de la disciplina técnica, pero sin conocimientos periciales. Desarrollando proyectos en el caso de arquitectos o ingenieros, o realizando diagnósticos y tratamientos médicos si es un profesional de la salud.

Se trata de un perfil profesional totalmente diferente, ya que los consultores no se preparan para realizar informes periciales que cumplan todos los requisitos legales exigibles. Ni para ser competente ratificando el informe durante una comparecencia en el juzgado, ya que depende de más cosas aparte de los pormenores técnicos de la especialidad.

Ser Perito Lado Legal

Puede que se disponga de experiencia y formación en el área de estudio del caso, pero probablemente en un comienzo no se tienen conocimientos legales. Sin embargo, para ser un buen perito, también hay que ser consciente de los pormenores legales de la profesión de perito y de la actuación en sede judicial.

Dentro de los aspectos que un perito debe dominar, se encuentran:

  • Terminología
  • Fases de los procedimientos legales
  • Cómo dirigirse al juez
  • Cómo interactuar con el abogado de cada parte
  • Cuándo y cómo expresarse
  • La importancia del lenguaje no verbal
  • Normas de comportamiento a la hora de ratificar un informe
  • Cómo contestar al juez (y cómo no contestar)

Y otros muchos aspectos importantes, cuya omisión puede dar lugar a problemas.

Para formarse en el lado legal de la profesión, lo mejor es:

  1. Realizar cursos sobre peritaciones para aprender a hacer informes conforme a normativa.
  2. Siendo asesorado por un abogado con experiencia, de cara a la ratificación judicial.

4. Prepararse para una comparecencia difícil

Lo más intimidante para un perito es ser cuestionado –más bien interrogado-, en el transcurso de un juicio largo (5-10 horas). Sin embargo, esta situación puede ser muy asumible si nos conocemos el expediente y todos sus detalles, hemos leído declaraciones de otros peritos en el caso y, en definitiva, estamos familiarizados con el tipo de preguntas que pueden hacernos.

Consejo: Debes estar bien preparado, responder con confianza y no dar muestras de nerviosismo.

5. Lo que sucede en sala, se queda en sala

Esto tiene mucho que ver con ser profesional. Los dos aspectos más difíciles de ser perito son los siguientes:

  1. Sufrir ataques del abogado contrario. Es una cuestión profesional, no personal. Por lo que debemos distinguir estas facetas para no sufrir por la agresividad mostrada hacia nosotros.
  2. El informe pericial debe ser técnicamente avanzado, pero con un lenguaje entendible para los no formados en la materia. Además, las conclusiones que aparecen en el mismo deben estar fundamentadas en hechos.

En ambas situaciones debemos comportarnos de forma profesional. Siendo honestos en todo momento, pero intentando dominar la situación para llevar el testimonio a nuestro territorio.

El abogado contrario puede llegar a utilizar preguntas poco claras para confundirnos y desacreditarnos como testigo. Por lo que es importante tener claro el informe, y no entrar en el juego del abogado.CONSEJO: En el juicio, hay que centrarse en instruir al juez en la materia de estudio, y no en los ataque que podamos sufrir

Ser Perito Interrogatorio y juicio

6. Esperar lo mejor… prepararse para lo peor

Si tienes formación habilitante, conocimientos y experiencia en tu área profesional, y estás meditando ser perito, ten en cuenta que todo esto no es suficiente.

Un aspecto a considerar es la imprevisibilidad de los acontecimientos durante un juicio:

  • Una ratificación puede ser agradable si el abogado contrario es educado y deja al perito hablar y expresarse correctamente
  • Pero también puede ser desagradable y desalentadora, si el abogado contrario se muestra agresivo, realiza preguntas capciosas y usa informaciones sesgadas y no precisas para echar abajo nuestro testimonio.

El informe pericial siempre es necesario, pero el testimonio durante el juicio es lo que dará (o quitará) credibilidad al testimonio del perito. Por lo que se debe formar un equipo con el abogado, de manera que nos ayude a preparar la comparecencia, y a contestar a preguntas.

No se debe permitir que el abogado contrario interrumpa, reformule o tergiverse nuestro testimonio. Es importante recordar que, como testigos que somos, juramos decir la verdad... pero no el abogado que lo está interrogando.

7. Ser creativo

Muchas veces, el perito se enfrenta a situaciones en las que debe sacar conclusiones sólidas sobre aspectos controvertidos, aunque no disponga de la totalidad de la información/documentación. En estos casos, se debe llevar a cabo una investigación que permita llegar a conclusiones lógicas, para lo que debemos usar la creatividad y todos los conocimientos y experiencia adquiridos a lo largo de los años.

A la hora de realizar el informe pericial, debemos tener en cuenta que habrá otro perito, al otro lado, con conclusiones totalmente distintas. Por lo que, mientras avanzamos en la investigación debemos preguntarnos:

  • ¿Tiene sentido esta conclusión a la que he llegado?
  • ¿Hay alguna prueba que contradiga el argumento?
  • ¿Hay alguna prueba que demuestre que es cierto?

Por lo que es importante ser creativo, pero basando las conclusiones en datos e informaciones irrefutables.

8. No buscar atajos

No hay que buscar el camino fácil en la labor profesional ni pericial. Es crucial tener credenciales en forma de títulos oficiales, cursos, etc. que aporten credibilidad a nuestro testimonio.

Durante el análisis e interpretación de los hechos, estos deben ser la base de nuestra conclusión, y no una justificación para una conclusión Ad Hoc para el cliente. El sistema judicial es un mundo bastante limitado, por lo que podemos tener en frente repetidas veces a los mismos abogados y jueces.

9. Ser humilde

Si se pregunta a un perito por cuestiones fuera de su conocimiento o experiencia, debe ser humilde y reconocer que no sabe la respuesta. Es frecuente encontrar perfiles de peritos que, por haber realizado un curso, venden que pueden realizar informes periciales sobre incendios, tasaciones de viviendas, coches, accidentes de tráfico, e incluso valoraciones de lesiones médicas.

También se ha de ser humilde respecto de las conclusiones que podemos extraer. Si los hechos no son concretos o de la documentación no se pueden extraer ciertas conclusiones, no debemos utilizarlas. Ya que podría desacreditarnos como peritos, e incluso tener para nosotros consecuencias legales.

10. Preparación, preparación, preparación

La parte más difícil de ser perito, como se ha dicho, es soportar el interrogatorio durante el juicio. Prepararse es fundamental para que pueda haber un resultado satisfactorio.

En la preparación, debemos considerar:

  • Estudiarse el informe pericial
  • Estudiarse el informe de la parte contraria
  • Posibles preguntas del abogado contrario
  • Preparar el material a llevar al juicio
  • Preparar exposiciones, vídeos, animaciones, etc. que ayuden a dar credibilidad al testimonio

También es importante familiarizarse con el Código Civil aplicable, particularmente en lo que se refiere a la actuación del perito.

A la hora de testificar, hay que mantener la compostura, de forma profesional, escuche atentamente las preguntas. No hay problema en tomar cierto tiempo para contestar, pero cuando lo haga, sea sincero y no tenga miedo de dar una respuesta detallada.

11. Mostrar pasión por el caso

Apasionarse por el caso conlleva hacer un trabajo más profundo y mejor hecho. Lo que revierte en más posibilidades para nuestro cliente de ganar. Lo que también nos beneficia por darnos un nombre dentro del panorama legal.

El perito más convincente será el que mejor realice la ratificación judicial. Pero para ello, se debe haber tomado un interés personal en el asunto.

Entonces, ¿de verdad quieres ser Perito?