La anatomía patológica trata de dar respuestas a las incógnitas que se crean alrededor de las causas y desarrollo de las enfermedades. Es muy importante contar con expertos que dediquen su actividad profesional al estudio de este ámbito, ya que la salud de la sociedad es un indicador clave del bienestar social. Además, un estado de salud óptimo es importante de cara a enfrentarse a futuras contingencias, como puede ser una enfermedad.

Qué es la Anatomía Patológica y para qué sirve

La anatomía patológica es una rama que se deriva de la medicina y está enfocada a estudiar y comprender el desarrollo de enfermedades. La identificación del origen y causa de una afección es de radical importancia para desarrollar técnicas y fármacos que ayuden a combatirla.

En especial se presta especial atención en el ámbito de las autopsias, para conocer las causas del fallecimiento; de biopsias, para el examen de tejidos microscópicos y en las citologías, para el estudio de las células y de los tejidos asociados.

El Perito Médico, profesional capacitado para el estudio de todo ello es el Perito Patólogo o especialista en Anatomía Patológica. Para adquirir las competencias necesarias para ser esta figura experta se debe tener formación médica y realizar el examen del MIR. Este examen ayuda a acceder a la especialidad de patología, donde se debe realizar una residencia de cuatro años que permita adquirir conocimientos y experiencia.

Una de sus herramientas fundamentales es el uso del microscopio, lo que les permite analizar y estudiar los microorganismos. Este estudio ayuda al fomento y desarrollo de mejores tratamientos, a fin de mejorar y agilizar la detección y cura de enfermedades.

Áreas periciales en Anatomía Patológica

Sin embargo, existen casos de malas prácticas profesionales en este ámbito, al igual que en el resto de negligencias médicas. Ante la ocurrencia de una de estas negligencias, es preciso contactar con un perito patólogo que realice una investigación que determine la relación causal entre la actividad del patólogo y las consecuencias del damnificado.

Ante esta circunstancias es recomendable interponer una demanda judicial a través de cauces legales para poder optar a un indemnización que se haga responsable de los daños ocasionados. ¿Cuáles son las posibles negligencias?

  • Error en el etiquetado de muestras biológicas.
  • Error en los protocolos de seguridad para salvaguardar la integridad de las muestras.
  • Fallo en los diagnósticos a la hora de determinar las causas y consecuencias de una patología.
  • Malas prácticas inducidas por no seguir una conducta de acuerdo al código ético y al juramento hipocrático.
  • La aplicación errónea de procedimientos durante la realización de necropsias o análisis.
  • La realización de las funciones como patólogo sin contar con la formación homologada que acredite y avale la capacidad como profesional médico.