Para Impugnar un testamento, un Perito debe analizar la capacidad testamentaria. lo que conlleva hacer un estudio en profundidad de las capacidades mentales.

Este estudio queda reflejado en un informe pericial psicológico o psiquiátrico que puede servir para procedimientos civiles, penales, etc.


Qué es impugnar y para qué sirve impugnar un testamento

Impugnar un testamento es acogerse a alguna de las situaciones que recoge la Ley, de forma que el testamento se considere nulo parcial o totalmente.

El testamento puede versar sobre cuestiones patrimoniales y no patrimoniales, como el reconocimiento de hijos, nombrar tutor para sus hijos menores o incapaces, establecer órganos de fiscalización de la tutela, etc. Ambas partes pueden ser impugnadas.

En cuanto a la parte patrimonial, si el testador deshereda de forma injustificada a ciertos herederos, o existen problemas de forma, dicho testamento puede impugnarse. Hay que tener en cuenta que los testamentos deben repartir las cuantías a repartir en 3 tercios:

  1. LEGÍTIMA. Por Ley, 1/3 de la herencia corresponde a herederos forzosos. Siendo estos, cónyuges, hijos, descendientes, padres y ascendientes.
  2. MEJORA. Este 1/3 permite favorecer a alguno de los hijos o descendientes.
  3. LIBRE DISPOSICIÓN. El testador puede elegir cualquier otro beneficiario.

La impugnación del testamento puede producir que éste sea totalmente nulo, nulo parcialmente, o válido en su totalidad.

Impugnar testamento abierto e impugnar herencia

Un Testamento puede ser nulo bajo varios supuestos:

  • Incapacidad del testador
  • No estar en su cabal juicio, en cuanto a:
  • Integridad mental
  • Conocimiento del acto
  • Voluntad de testar
  • Si el Testador ha sido coaccionado, engañado o intimidado.
  • El testador es menor de 14 años
  • Por defectos de forma conforme a la Ley

Si se dan cualquiera de las 3 primeras situaciones, un Perito Psicólogo puede ayudar a dar forma al procedimiento judicial, de manera que se tengan las máximas opciones de impugnar el testamento. Tras la impugnación, el juez puede dictaminar inválida la totalidad del testamento o partes del mismo.

Cómo impugnar un testamento

Cuando se ha suscrito un testamento ante Notario, éste ha dado fe de que, en su opinión (aplicando criterios intuitivos, y por tanto impugnables) el testador tenía la capacidad mental, conocimiento y voluntad necesarios para testar.  Al estar su juicio basado en los criterios subjetivos de una persona "no instruida" en materia sanitaria, es revisable en un procedimiento judicial.

En este aspecto, los Notarios actúan al respecto del juicio de capacidad siguiendo los siguientes principios:

  1. Los Notarios no realizan informes periciales ni técnicos sobre el juicio de capacidad del testador.
  2. La falta de capacidad del testador podrá ser revisada en vía judicial, mediante la aportación de informe pericial.
  3. El Notario se limita a emitir un juicio personal y subjetivo sobre la capacidad del declarante.

Por lo que un informe sobre la aptitud psíquica del sujeto que identifique los elementos esenciales para la valoración de las facultades mentales del individuo, puede permitir impugnar el testamento con garantías.

Procedimiento para impugnar un testamento

El procedimiento para impugnar un testamento es el siguiente:

  1. Contratar abogado y procurador para el procedimiento judicial
  2. Si la impugnación es por falta de capacidad legal del testador, es fundamental contar con un informe pericial psicológico que evalúe esta circunstancia
  3. Presentar una demanda ante el Juzgado de Primera Instancia de la provincia donde falleciese el testador.
  4. Resolución del juzgado sobre la admisión a trámite o no de la demanda.
  5. Si se admite, la otra parte contestará a la demanda en el plazo de 20 días.
  6. Audiencia previa al juicio, donde se buscará llegar a un acuero. El informe pericial puede ayudar en gran manera.
  7. Juicio, donde se expondrán pruebas e informes periciales.
  8. Sentencia judicial impugnando, o no, el testamento, total o parcialmente.

Impugnar un testamento por la vía judicial

Un testamento puede ser impugnado por la vía judicial, tras el fallecimiento del testador.

Estadísticamente, una gran parte de las impugnaciones de testamento se deben a que el testador no se encuentra en las condiciones mentales mínimas a que exige la Ley. Sin embargo, ante la dificultad de demostrar judicialmente el estado del testador en el momento en que suscribió el testamento, un informe pericial Psicológico puede analizar todas las situaciones sanitarias y contextuales del testador.

Por otro lado, el testamento abierto se suscribe ante Notario, siendo éste el que confirma (o no) la capacidad legal y de juicio del testador. Si bien un Notario no es experto médico, y este juicio puede ser erróneo. Por lo que un Perito Psicólogo puede determinar que la capacidad del testador no era tal como para cumplir los requisitos mínimos exigidos por la Ley.

La Capacidad de Testar puede ser evaluada por el Juez desde el punto de vista clínico y el funcional.

  1. Capacidad Clínica. Sintomatología y cuadro de enfermedades que presenta el testador. Se basan en datos objetivos, pero las conclusiones que de ellas se extrae deben tener en cuenta la realidad del paciente.
  2. Capacidad Funcional. Posibles deficiencias de juicio a la hora de testar. Es decir, la posibilidad de otorgar testamento con el conocimiento, reflexión y puesta en práctica necesarios.

Ambas pueden ser abordadas por un informe pericial Psicológico.

Cuál es el plazo para impugnar un testamento

El plazo para impugnar un testamento es de 15 años, contados desde el momento en que el heredero recibe copia del testamento que quiere impugnar, una vez fallcido el testador. Es decir, desde que es consciente del contenido del testamento.

Principales razones para impugnar un testamento

Las principales razones para impugnar un testamento son aquellas que contradicen lo que dice la Ley al respecto. Hay 4 motivos principales:

  1. Haber suscrito el testamento sin tener capacidad para ello, o bajo coacciones.
  2. No se respetan las cuotas legítimas a las que los herederos tienen derecho (que suman 1/3 del total)
  3. Preterición. Es decir, obviar en el testamento a uno de los herederos forzosos
  4. Defectos de forma en la redacción del testamento. No incluir fecha y firma manuscrita ante la presencia de 2 testigos.

Entre los que no está que el reparto que dicta el testamento sea injusto bajo nuestro criterio. Ni ninguna otra situación subjetiva, que no contradiga la Ley.

La primera circunstancia anteriormente comentada es especialmente compleja de demostrar. Lo que requiere de la interposición de una demanda judicial y a la aportación de un informe pericial Psicológico sobre la capacidad mental de la persona que lo redactó.

Igualmente, si se puede determinar que ha sufrido coacciones, el juez puede determinar la invalidez del testamento (total o parcialmente). A continuación veremos algunas razones por las que  se puede impugnar un testamento, referidos al primer punto anteriormente comentado:

Impugnar testamento por coacción

Cuando existe coacción por parte de familiares o personas ajenas, que quieran estar incluidos en el reparto de la herencia, se puede impugnar el testamento. El problema, suele ser demostrar que han existido estas coacciones o amenazas al testador.

En este supuesto, lo más importante es ejercer una reclamación (o dejar constancia de alguna manera), antes de que el testador fallezca.

Impugnar testamento por demencia

La demencia es una dolencia psíquica, que puede afectar a la capacidad testamentaria de una persona. El hecho clave a probar es que el testador no estaba en plenas facultades mentales en el momento de suscribir/cambiar el testamento.

Para ello, es necesario contar con un informe pericial psicológico, o psiquiátrico, que evalúe la situación del sujeto, y plantee la problemática ante el tribunal. Sin una prueba pericial, es muy complicado que el juez pueda declarar la invalidez del testamento.

Impugnar testamento por Alzheimer

Al igual que en el caso anterior, el Alzheimer puede afectar a la capacidad de la persona para hacer un testamento. Esta dolencia se trata de una enfermedad degenerativa, en la que el paciente ve mermadas sus capacidades psíquicas poco a poco, pero no resultando la evolución lineal. Por lo que, hay que basarse en documentación oficial, historiales psiquiátricos, etc. para poder determinar con exactitud la capacidad de hacer testamento.

Si bien, es importante estructurar bien el informe, que plantee la situación frente al juez, y éste pueda repartir justicia, conociendo el contexto preciso de los hechos.

¿De verdad se puede impugnar un testamento?

Un testamento se podrá impugnar o no, dependiendo del caso.

Cuando el testador se encuentra en un proceso degenerativo, en el que sus capacidades mentales pueden verse afectadas, y se dan disposiciones en favor de ciertos familiares o cuidadores, en perjuicio de otros, es posible reclamar, con bastantes garantías de éxito.

Nuestros Peritos Psicólogos recomiendan impugnar en si se da alguna de las siguientes situaciones:

  1. Afección mental grave. De modo que no existe conciencia de los actos.
  2. Debe hacer un diagnóstico previo. Que determine la incapacidad mental.
  3. Debe ser probable. La validez el informe se basa en la objetividad de las pruebas, por lo que es necesario demostrar que en el momento de testar (no antes ni después), el testador no estaba en condiciones.
  4. Que no es capaz de haber recobrado la integridad de las capacidades (aunque sea temporalmente) para testar. Ya que no es suficiente la edad avanzada ni ciertos padecimientos físicos. Lo que es especialmente importante si se ha testado ante Notario, siendo éste el que determina que en dicho momento el testador ha tenido capacidad legal para el acto.

Por tanto, en PJ GROUP aconsejamos interponer una demanda para impugnar el testamento sólo cuando se cuenten con pruebas contundentes de la causa de la nulidad. Por lo que puede ser imprescindible contar con un informe pericial Psicológico que determine la incapacidad del testador para realizar tan importante acto.

Por lo que las posibilidades de Impugnar y anular un testamento dependen de la documentación médica de que se disponga. Así, el historial médico (accesible para cada paciente), puede ser fundamental si posteriormente se realiza una evaluación que tenga en cuenta la parte psicológico-legal, determinando la capacidad de testar.

Peritos para impugnar un testamento

Impugnación de testamentos y capacidad testamentaria

El informe pericial que evalúe la incapacidad del testador, puede versar, entre otras, sobre:

  • Demencia senil
  • Alzheimer
  • Trastorno bipolar
  • Trastorno de personalidad
  • Drogadicción
  • Adicciones

Así como otras muchas patologías que afectan a la voluntad o el intelecto.

Nuestros Peritos Psicólogos y Psiquiatras son los más adecuados especialistas para analizar el estado mental del testador en el momento de la suscripción. En dicho informe se evalúa el historial clínico, así como el estado actual.

Igualmente, otros expertos, nuestros Peritos Calígrafos, pueden ayudar a evaluar la evolución del estado mental analizando la escritura y firma. Por lo que los equipos multidisciplinares de Peritos pueden ayudar en la impugnación del Testamento. Así, es importante que nuestros técnicos periciales analicen las circunstancias de cada caso, determinando la mejor estrategia de cara a anular la validez del testamento. De este modo, pueden intervenir Peritos Criminólogos (para evaluar posibles coacciones o abusos), Peritos Psiquiatras, Peritos Tasadores o Judiciales Inmobiliarios (para determinar validez del reparto de la herencia), etc.

Si quiere impugnar un Testamento, debe disponer de una prueba sólida, contáctenos y le ayudaremos a conseguirla.[wpc_custom_heading heading="Cuánto cuesta impugnar un testamento notarial" colored_line="yes"]Los costes de impugnar un testamento son altos, ya que es necesaria la apertura de un proceso judicial. Variando en función de:

  • Necesidad de informe pericial sobre la capacidad legal
  • Gastos de abogado y procurador
  • Apelaciones de otros herederos

Sin embargo, en función de lo que esté en juego, puede ser rentable plantearse abrir un procedimiento judicial.

En PJ GROUP, una vez se disponga del informe pericial sobre la capacidad legal de la persona que suscribe el testamento, recomendamos abrir una negociación con la otra parte. Ya que un acuerdo extrajudicial puede permitir ahorrar tiempo, dinero y desgaste emocional.

Revocar un testamento vs Impugnar un testamento

Revocar un testamento no es lo mismo que impugnarlo. Revocar un testamento es sustituirlo por otro testamento. Ocurre cuando el testador vuelve a suscribir otro testamento que cumple con los requisitos legales, invalidando el primero. Sin embargo, el primer testamento tendrá vigencia si:

  • Si el nuevo testamento es impugnado.
  • Si el nuevo testamento caduca por incapacidad del heredero o de los legatarios.
  • Por renuncia de los herederos del nuevo testamento.

¿Necesitas impugnar un testamento?