La contaminación acústica, qué es

La contaminación acústica es el exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona.  Este tipo de contaminación puede causar grandes daños en la calidad de vida de las personas si no se controla adecuadamente.

La contaminación acústica presenta unas características que la diferencian de otros contaminantes:

  • Necesita muy poca energía para ser emitida y es difícil de medir y cuantificar.
  • No tiene un efecto acumulativo en el medio, pero si en el hombre.
  • No se traslada a través de los sistemas naturales (viento, agua…)
Perito ARQUITECTO pedir presupuesto

Cuándo se considera contaminación acústica

Las principales causas de contaminación acústicas están relacionadas con las actividades humanas como el transporte, la construcción de edificios, obras públicas o industrias.

Está estrechamente relacionada con el ruido, ya que esta se da cuando el ruido es considerado un sonido molesto que puede tener efectos nocivos para una persona.

La legislación española estableció, en lo referente a lo acústico, unos niveles máximos de contaminación acústica tolerables, así como unos objetivos de calidad y emisiones acústicas dependiendo del tipo de edificio:

-Viviendas o uso residencial.
-Estancias: 45 decibelios durante el día/ 35 durante la noche.
-Dormitorios: 40 Decibelios durante el día /30 durante la noche

- Hospitalario.
-Zonas de estancia: 45 decibelios durante el día /35 durante la noche
-Dormitorios: 40 decibelios durante el día/ 30 durante la noche

- Educativo o cultural:
-Aulas: 40 decibelios.

-Recreativo o espectáculos: 73 decibelios durante el día/ 63 durante la noche

-Industrias: 75 decibelios durante el día/ 65 durante la noche

Restaurantes y cafeterías: 45 decibelios por el día y por la noche.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), considera del 70 dB como el límite superior deseable.

Problemas que produce el ruido

La contaminación acústica puede producir algunos problemas en el hombre, algunos de ellas:

  1. Problemas auditivos: La perdida progresiva de la audición o los pitidos constantes son algunos de los efectos negativos de estar sometidos de manera habitual al ruido del ambiente.
  2. Problemas del sueño: Alteración del ciclo del sueño, insomnio o cansancio.
  3. Problemas psicológicos: El exceso de ruido puede provocar irritabilidad, estrés, ansiedad e incluso agresividad.
  4. Problemas fisiológicos: El ruido puede afectar directamente a nuestro cuerpo y provocar un aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria.

Cómo reclamar problemas de contaminación acústica

Por la vía administrativa

Consiste en denunciar en el Ayuntamiento el exceso de ruido. Si el ayuntamiento no lo resuelve en el plazo de tres meses desde el inicio del expediente, el denunciante podrá formular un recurso contencioso administrativo.

Por la vía contencioso-administrativa

Este recurso se realizará en caso de que la denuncia ante el Ayuntamiento obtenga por respuesta la inactividad administrativa. En este caso el ciudadano puede reclamar al ayuntamiento el cese de los ruidos.

Por la vía civil

Si en las anteriores vías no encontramos solución, se puede optar en última instancia a la vía civil. A través de esta se interpone una demanda contra quien produce las emisiones que causan molestia. Los trámites variarán en función del lugar de donde provengan los ruidos. Sin embargo, en todos los casos, se realizará una sonometría para obtener la medida del ruido y poder determinar cuales son los procedimientos civiles a seguir.

Algunos casos concretos contra el causante de los ruidos:

  • Si se trata de ruidos procedentes de obras o construcciones, el juez podrá ordenar de forma inmediata la suspensión cautelar de la obra.
  • Si el causante ocupa una vivienda alquilada, el arrendador puede ejercer la acción de resolución del contrato de arrendamiento.
  • Si ocupa una vivienda en régimen horizontal, la comunidad de vecinos podrá llevar a cabo un procedimiento judicial para conseguir la cesación de la actividad, así como una indemnización por daños y perjuicios.

Cuáles son las principales causas de la contaminación acústica y la normativa

1. Vehículos

El 80% de la contaminación acústica de las ciudades proviene de los vehículos a motor, principalmente por:
-          El motor: irradia ruido de hasta 78 dB
-          Ventilador para refrigerar el vehículo: Puede producir hasta 82 dB
-          Tubo de escape: Puede producir hasta 85 dB
-          Frenos

Según la normativa europea, los decibelios soportables para los vehículos debería ser de 40 decibelios como máximo.

2. Obras de construcción

Las grandes obras provocan un gran impacto acústico sobre las zonas residenciales debido al uso de:
-          Martillos neumáticos
-          Maquinarias
-          Excavadoras
-          Herramientas percutoras

Para realizar obras o reformas hay que pedir una licencia al ayuntamiento. Además:
-          Si se considera obra mayor: Es decir, afecta a la fachada o estructura, se necesita un proyecto técnico de un arquitecto.
-          Si se considera obra menor: Basta con describir la obra y dar un presupuesto aproximado, además de pagar las tasas correspondientes.

Además de esto, las obras en construcción están sujetas a un horario para evitar aumentar este tipo de contaminación. Este se basa en que no se puede realizar obras de lunes a viernes entre las 22 y las 7 horas.

3. Ladridos de perros

Es una causa muy común en edificios de vecinos, en estos casos, las medidas que podemos tomar son:
- Denuncia policial: Se impondrá una sanción al dueño del perro y se le exigirá el cese inmediato en la actividad perturbadora.
-Demanda judicial: Para ello habrá que acudir ante el juzgado  con la representación legal oportuna.

En estos casos no existe una normativa estatal, sino que recae sobre el Ayuntamiento. Sin embargo, se puede tomar como valor de referencia  la cifra de la OMS de 60 decibelios durante el día y 40 por la noche.

4. Eventos y fiestas

Las fiestas populares son muy frecuentes y suelen ser muy ruidosas e impiden el descanso.

La normativa en esta área se basa en cumplir de manera estricta los horarios.

El Perito y el ruido

El Perito Arquitecto es el especialista en Control del Ruido y determina la intensidad de sensaciones auditivas desagradables, con la finalidad de analizar si se debe a problemas por el proyecto arquitectónico, a la puesta en obra o a la mala calidad de los materiales empleados en la construcción. Pero, además, pueden evaluarse los problemas psicológicos que puede producir la exposición al ruido a través de un Perito Psicólogo.

En casos como estos, contar con la ayuda de un Perito Arquitecto experto en control de ruido puede ser fundamental para el resultado positivo en el juicio.

Además, estos profesionales pueden tener experiencia en otras disciplinas relacionadas como:

  • Ingeniería acústica
  • Ruido ambiental
  • Vibración
  • Prevención de la perdida de la audición