Cómo valorar una empresa – Métodos de valoración de empresas

Valorar una empresa o negocio puede ser importante para venderla a un precio adecuado, conforme a las características propias (activos, pasivos, fondo de mercado, etc.). Existen diferentes tipos de valoración, que serán más o menos adecuados según el caso.

Incluso a la hora de adquirir una empresa es fundamental saber su valor. A continuación describimos más sobre este proceso.

Como valorar una empresa - Métodos de valoracion de empresas

Por qué Valorar una empresa

Son muchas las razones por las cuales se puede necesitar o sería conveniente valorar una empresa, en el caso de requerir la valoración de la empresa es conveniente solicitarlo a un profesional cualificado, pues el proceso consiste en un complejo análisis financiero y de tener una valoración de bajo coste podría hacer perder importantes beneficios. De tener un informe pormenorizado correctamente documentado tras un exhaustivo análisis de la valoración de la empresa, se estaría en posición de negociar la venta estratégica del negocio, conocer el estado real de la empresa,  minimizar el riesgo financiero del propietario de un negocio en un litigio, minimizar el impuesto potencial que el propietario de un negocio o patrimonio puede pagar en una situación fiscal de donaciones o sucesiones, así como proporcionar defensa en una situación de auditoría entre otras que se muestran en este apartado.

Lo primero que se piensa cuando se pregunta del por qué valorar una empresa es el de la compraventa, efectivamente es una de las razones más utilizadas pero existen otras muchas por las que resultaría necesario o sería conviene valorar una empresa para no perder las oportunidades de negocio o llegar a tomar malas decisiones.

Enumeramos varias razones y que seguramente no serán todas por las que es interesante, o más bien necesario, valorar una empresa:

  • Estudio de una oferta de compra de la empresa
  • Argumento de venta, demostrando la rentabilidad de la empresa, dado que el comprador tenderá a la baja y siempre verá más complicada la recuperación de la inversión y obtención de beneficios.
  • Compraventa de acciones de la empresa pudiendo determinar un valor anual por acción
  • Fusiones entre empresas
  • Identificar si el negocio está creciendo, estancado o disminuyendo en valor para reestructurar el negocio.
  • Conocer el valor del negocio teniendo más información para decisiones de dirección empresariales
  • Establecer un valor base para el negocio y desarrollar una estrategia para mejorar la rentabilidad del negocio y aumentar el valor del negocio.
  • Obtener financiación bancario, otras empresas o inversión por parte de otras empresas.
  • Planificación de estrategias de salida, para lo que deberá conocer el valor de su negocio. Una estrategia de salida no necesariamente significa la venta o el cierre de una empresa, podría conllevar una reestructuración; en cualquier caso, una valoración puede ayudar a determinar la estrategia.
  • Justificar el valor equitativo por acción en una empresa para las reuniones anuales de accionistas.
  • Determinar el valor de activos intangibles como patentes, marcas comerciales, derechos de autor, procesos propietarios, etc.
  • Determinar la suspensión de pagos.
  • Resolución de disputas de accionistas
  • Determinar riesgos de inversiones o adquisiciones de sociedades.
  • Para fines de apoyo a litigios, para determinar daños económicos, lucro cesante, descubrir fraude o valor de una empresa en una disputa de accionistas o sociedad
  • Obtención de informes de impuestos sucesorios en caso de fallecimiento.
  • Los sucesores en caso de fallecimiento del propietario puedan determinar la mejor opción entre continuarla, venderla o llegar a su disolución.
  • Valorar un negocio por una bancarrota empresarial.

El expropiado tiene derecho a una compensación justa por parte de la Administración pero, generalmente, ésta valora los bienes expropiados muy por debajo de su valor. Con lo que se puede recurrir esta decisión y pedir una cantidad superior, para lo que se necesita una valoración por parte de un Perito especialista.

En PJ GROUP ponemos a su disposición todos nuestros Peritos Tasadores, con el fin de poder reclamar el máximo a la Administración expropiante.

Qué hacer antes de comprar una empresa (o venderla)

Antes de empezar hay que tener en cuenta que no debe apresurarse en tomar una decisión, todo debe ser meditado y valorado sin dejar llevarse por la euforia pues el cambio de vida puede ser muy grande, al igual que la responsabilidad y los negocios desde fuera no tienen nada que ver con lo que pueden llevar dentro.

  1. Determinar lo que se está buscando teniendo en cuenta las implicaciones que tendrá en tu estilo de vida
  2. Investigar los negocios disponibles comenzando por el entorno de más confianza, búsqueda en internet y consultando a empresas especializadas.
  3. Una vez localizada la posible empresa a comprar debe hacer una valoración del negocio teniendo en cuenta una posible fuga de clientes o trabajadores con el cambio de propietario, deberá conocer los acuerdos con otras empresas y contratos laborales, etc Tenga en cuenta que también asumirá la enorme responsabilidad de las cosas sucedidas en la empresa y que ahora podría verse involucrado. Lo más sensato es contratar a los peritos de valoración de empresas cualificados, principalmente, Peritos Economistas o Peritos Mercantilistas, para determinar su estado, valor y viabilidad, quienes también sabrá seleccionar y aplicar los métodos de valoración de empresas adecuados a cada situación. El estudio de valoración también ayudará a esclarecer y determinar algunos puntos como: Quién se ocupará de las cuentas por cobrar. Conocer los impuestos de las ventas del producto/servicio y nóminas. Contrato de arrendamiento: precio, finalización, cuando expira, cláusulas de renovación… Conocer los gastos prepagados, prorrateos y duración de los servicio contratados
  4. Tantear una posible una indemnización del vendedor, prometiendo defender la demanda y pagar todas las sentencias y tarifas en caso de que eso ocurra. Incluso tras un buen análisis, a veces puede llegar información nuevo o haber pasado algo alto, pudiendo ser demandado por algo que el vendedor hizo o dejó de hacer antes de vender el negocio. Obtenga una indemnización del vendedor. También debe estar preparado para pactar una indemnización favorable al vendedor por algo que hace, o deja de hacer, después de que se realiza el cambio de titular.
  5. Incluir cuando sea necesario las cláusulas de no competencia, especialmente en los casos en que la plusvalía constituye una parte importante de la valoración.
  6. Valorar la posibilidad y el interés de que el vendedor se quede por un tiempo para reducir la posibilidad de pérdida de clientes y deterioro de la relación con el personal así como de apoyo para poder realizarle consultas de modo que se garantice en lo posible una transición ordenada.
  7. Conocer a los empleados y comprobar que estén dispuestos a quedarse y la relación que tenían y su actitud con la empresa, ya que son el engranaje de que todo funcione correctamente y conocen las particularidades de cada puesto.
  8. Negociar los términos y condiciones de compra.
  9. Preparar el borrador del acuerdo de compra junto a un asesor especializado que te ayude a redactar las cláusulas, comprenderlo y evitar ambigüedades. Si bien no son vinculantes para las partes, vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo para resolver la mayor cantidad de cuestiones comerciales involucradas antes de comenzar a redactar los contratos legales “definitivos”.
  10. Adquirir los fondos necesarios una vez se apruebe el borrador, establezca precio de compra para el negocio y disponga del cálculo del importe de financiamiento que necesita. Tenga en cuenta las distintas opciones de financiación como puede ser del mismo vendedor permitiéndole realizar pagos aplazados,  pequeñas inversiones de familiares y amigos, préstamos bancarios, ayudas estatales, inversores de capital de riesgo, etc
  11. Proceder a la compra

Metodos de valoracion de empresas

Métodos de valoración de empresas

El método de valoración de empresas puede variar según el objetivo que se quiera obtener, por lo tanto el objetivo condiciona la elección del mismo. También existen diversas disciplinas como el análisis contable, la planificación financiera, etc y en cada una tendría determinados métodos.

La valoración más justa para establecer un precio de venta sería de una combinación de los distintos métodos, aunque en la práctica suelen calcularse a través del método de valoración de empresas basada ​​en ganancia de valor.

Algunos de los métodos de valoración de empresas más utilizados son:

Descuento de Flujos de Caja

El descuento de flujos de caja (DCF) o flujo de fondos descontados es un método de valoración de empresas que consiste en valorar una empresa por la capacidad de ésta de utilizar proyecciones futuras de flujo de efectivo libre y descontarlas para llegar a un valor presente.

Hay muchas variaciones cuando se trata de lo que se puede usar para los flujos de efectivo y tasa de descuento en un análisis de DCF. Por ejemplo, los flujos de efectivo libres o flujos de caja libre (FCF) se pueden calcular como la ganancia operativa + depreciación + amortización de la plusvalía – gastos de capital – impuestos en efectivo – cambio en el capital de trabajo . Aunque los cálculos son complejos, el propósito del análisis DCF es simplemente estimar el dinero que recibiría de una inversión y ajustar el valor del dinero en el tiempo.

Los modelos de flujo de efectivo descontados son poderosos pero tienen deficiencias, pequeños cambios en los insumos pueden dar lugar a grandes cambios en el valor de una empresa.

El análisis de DCF es una herramienta clave de valoración a disposición de los analistas. Los analistas utilizan DCF para determinar el valor actual de una empresa de acuerdo con sus flujos de efectivo futuros estimados. Para los inversores interesados ​​en obtener información sobre lo que impulsa el valor compartido, pocas herramientas pueden competir con el análisis DCF.

 

Balance o Valor Neto Contable

Las valoraciones de negocios usando en el método de valoración de empresas basados en el balance o método de valoración de empresas basado en el valor neto contable se aplica calculando la diferencia entre la suma del valor contable de su activo real y la del pasivo exigible, basándose por tanto en datos objetivos extraídos del Balance, pero por contra, este método de valoración de empresas ignora la posible existencia de plusvalías y minusvalías latentes  así como de las rentabilidades presentes y futuras.

 

Activos

Las valoraciones de negocios basadas en activos pueden realizarse en una empresa en marcha o en una liquidación y se encargan de sumar todas las inversiones del negocio.

En una empresa en funcionamiento se enumera el valor de balance neto de sus activos y resta el valor de sus pasivos mientras que en una empresa en liquidación se determina el efectivo neto que se recibiría si todos los activos se vendieran y los pasivos se amortizaran. Tiene como inconvenientes tanto el despreciar la posible existencia de plusvalías y minusvalías latentes, como el obviar las rentabilidades presentes y futuras.

En el caso de valorar un autónomo es más difícil por tener que separar los activos del propietario de aquellos que son del negocio, mientras que en una sociedad todos los activos son propiedad de la compañía y normalmente se incluirían en una venta del negocio.

 

Ganancia de valor o Capitalización de beneficio

El método de valoración de empresas basada ​​en ganancia de valor o método de valoración de empresas de capitalización de beneficio se basa en el concepto de que el valor real de una empresa viene determinado por la capacidad que la empresa tenga para producir beneficios en el futuro.

Lo más común para calcularlo es capitalizar el ingreso pasado donde los peritos de valoración de empresas determinan un nivel esperado de ingresos para la empresa utilizando el registro de ganancias anteriores de una empresa, lo normaliza para ingresos o gastos inusuales y multiplica los flujos de efectivo normalizados esperados por un factor de capitalización. El factor de capitalización es un reflejo de la tasa de rendimiento que un comprador razonable esperaría de la inversión, así como una medida del riesgo de que no se logren los ingresos esperados.

Otro enfoque utilizado en el método de valoración de empresas basada en ganancia de valor es utilizar el promedio de la tendencia de ganancias futuras pronosticadas y dividirla por el factor de capitalización. Este factor de capitalización puede ser entre el 12% y el 20% en las empresas bien establecidas con una historia de fuertes ganancias y buena participación de mercado, mientras que tiende a calcularse con un factor de capitalización del 25% al 250% en aquellas empresas no probadas en un mercado fluctuante y volátil.

Volvemos a separar el cálculo de un autónomo con el de una sociedad, pues en el caso del negocio de un autónomo se complica al estar los clientes directamente relacionados con la identidad del autónomo, debiendo calcular el porcentaje que podría perderse bajo un cambio de propiedad del negocio, en el caso de ser un familiar el que se hiciera con el negocio podría mitigar en gran medida la pérdida de los clientes.

 

Valor de mercado o de múltiplos comparables

El método de valoración de empresas basada ​​en el valor de mercado o método de valoración de empresas de múltiplos comparables intentan establecer el valor de su negocio llevando a comparación su negocio con empresas similares del sector vendidas recientemente. Este método de valoración de empresas tiene la limitación de necesitar un número suficiente de empresas similares para comparar o de otro modo no se podrá a aplicar o tendrá un resultado poco efectivo.

Una vez más, el cálculo de un negocio llevado por un autónomo se hace complicado por el mero hecho de ser difícil poder localizar información pública sobre ventas similares recientes.

Peritos de valoración de empresas

Una valoración puede ayudar al propietario de un negocio a comprender mejor dónde se encuentra una empresa en el mercado, o identificar oportunidades para aumentar el valor transferible. Las evaluaciones comerciales pueden proporcionar evidencia clave cuando el valor de una empresa está en disputa o resolver problemas entre los propietarios y las partes interesadas. Es posible que se requiera una tasación para propósitos de informes fiscales o financieros, lo que ayuda a los propietarios de negocios y sus asesores a cumplir con las normas establecidas por las agencias reguladoras.

Ni valoraciones baratas de las que se obtendría poca información y quizás poco fiable, ni los dueños de la empresa aunque tengan conocimientos y la conozcan mejor que nadie, ya que sería como preguntarle a una madre cómo de bueno es su hijo, evidentemente no serían objetivos.

Como calcular el valor de una empresa

Cómo calcular el valor de una empresa o negocio

El valor de un bien viene dado por el grado de utilidad que proporciona, el cual no es algo inherente al bien, ni es común para todo el mundo, por lo que dependerá tanto del objeto (el negocio) como del sujeto. Por consiguiente, el valor de una empresa debe ser calculado exclusivamente desde un punto de vista capitalista dejando al margen otros condicionantes, por lo tanto, el valor de una empresa representa las expectativas de los inversores de las ganancias futuras. Desafortunadamente, un negocio no puede valorarse tan fácilmente como un pequeño activo o a partir del valor de una acción empresarial. Como hemos visto anteriormente hay multitud de métodos de valoración de empresas de calcular el valor de una empresa y habrá que saber qué método de valoración de empresas es el más adecuado para obtener la mejor estimación del valor de la empresa según el tipo de negocio.

Cómo determinar el valor de las acciones

Debemos distinguir entre valor contable y valor de mercado. El valor contable contempla el valor activo, pasivo y el neto, estableciendo el precio teórico de las acciones a partir de los datos de los registros contables en caso de que la empresa finalice su actividad y haya que liquidarla; mientras que el valor de mercado, depende directamente de las expectativas en un instante de tiempo en el que los inversores tienen sobre la actividad futura de la empresa para comprar hoy y vender mañana.

El valor contable de las acciones de una empresa suele ser bastante difícil de valorar debido a la ausencia de un mercado público. A diferencia de las empresas públicas que tienen ampliamente disponible el precio por acción, los accionistas de las empresas privadas deben utilizar una variedad de métodos de valoración de empresas como los comentados para determinar el valor aproximado de sus acciones.

El método de valoración de empresas más fácil de aplicar es el de comparar los índices de valoración para la empresa privada con las proporciones de una empresa pública similar en caso de poder encontrarla. Obtenga la relación precio / beneficio de la empresa pública y aplíquelo a la empresa privada. Por ejemplo, si la empresa pública tiene una relación de 15 euros obtenidos de vender la acción a 15 euros por cada 1 euros de ganancia, si su empresa obtiene unos beneficios de 2 euros por acción, cada acción valdría 30 euros.

El informe de valoración de empresa

No existe un estándar para la elaboración de informes así como tampoco hay un estándar en el método de valoración de empresas, pues cada empresa tiene sus particularidades que deben ser tenidas en cuenta por los peritos de valoración de empresas para crear el informe y seleccionar los métodos de valoración de empresas más adecuados para el caso.

Una estructura para el informe de valoración de empresa podría ser:

  1. OBJETO DEL INFORME. Indicar el objetivo del trabajo y otros los aspectos introductorios que puedan ser de interés, así como la descripción de las circunstancias del por qué valorar la empresa , es decir, qué ha motivado la solicitud de la creación del informe.
  2. DESCRIPCIÓN DEL NEGOCIO. Datos del negocio, sociedad o grupo, actividades económicas de la empresa, etc
  3. FUENTES DE INFORMACIÓN. La información sobre la que se ha dispuesto y su origen así como de las limitaciones encontradas y la información que ha faltado.
  4. MÉTODOS DE VALORACIÓN. Descripción de los métodos seleccionados y por qué se han elegido.
  5. PROYECCIONES FINANCIERAS. Descripción y resultados de los análisis utilizados para anticipar cuáles serán las eventuales ganancias o pérdidas del negocio.
  6. RESUMEN DE VALORES. Cálculos y valores basados ​​en activos, el mercado, ingresos… obtenidos de la aplicación de las metodologías de valoración.
  7. CONSIDERACIONES RELEVANTES. Todo aquello que fuera necesario comentar para completar y poder interpretar correctamente el informe.
  8. JUSTIFICACIÓN DEL PRECIO COMERCIAL. Resumen que justifique de dónde y cómo se ha obtenido el valor comercial.
  9. VALORACIÓN Y CONCLUSIONES.
  10. ANEXOS.
    • Credenciales del perito de valoración de empresas
    • Apartado de extensión de los métodos de valoración de empresas
    • Apartado de extensión de las proyecciones financieras
    • Glosario de términos
Cómo valorar una empresa – Métodos de valoración de empresas
5 (100%) 2 voto[s]

¿Necesitas valorar una empresa? Podemos ayudarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.