Si preguntáramos a un empresario por su compañía, con total seguridad, nos diría que su empresa pasaría todos los controles de calidad que existen.

Sin embargo, la realidad es distinta.

La realidad es que NO existe ninguna Due Diligence sin contingencias. Todas las Due Diligences presentan amenazas y riesgos, por muy responsables y cuidadosos que sean sus principales accionistas o directores.

Si está pensando en vender su empresa o comenzar un proceso de inversión es necesario que la prepare para ello. Lo más recomendable y la mejor opción es contratar una Due Diligence (diligencia debida en castellano, aunque se suele llamar auditoría legal).

En este post le contamos todo lo que necesita saber acerca de la Due Diligence y por qué a partir de ahora va a querer realizar una para su negocio.



Qué es una Due Diligence

Una Due Diligence es una auditoría legal, una investigación detallada en la que se analizan las distintas partes de una empresa con el fin de saber si cumple con sus obligaciones legales. En otras palabras, es una radiografía del estado jurídico de la sociedad.

La Due Diligence legal es como una especie de ITV a la que se somete una empresa para verificar que todos los componentes o áreas de la empresa están en perfecto estado.

Contenido de la Due Diligence

Del informe de Due Diligence se extraen dos partes:

  • Un resumen ejecutivo breve que resulta muy útil para conocer la empresa rápidamente.
  • Un resumen extendido en el que se desglosan las informaciones recabadas y se muestran los resultados y conclusiones.

Para qué sirve una Due Diligence

Este informe posee diferentes utilidades:

  • Determinar si la empresa cumple con sus obligaciones y responsabilidades legales. Detectar los riesgos o incumplimientos reales detectados tras la recopilación de información.
  • Revisar contingencias.
  • Identificar sinergias
  • Planificar una estrategia adecuada
  • Lograr mayor beneficio económico

En algunas ocasiones, estos informes sacan a la luz determinados elementos que se desconocen y que son dignos de apreciación.

En definitiva, el objetivo de la Due Diligence no es buscar fallos, sino que sirve para perfeccionar las transacciones de la compañía y, por tanto, la empresa. Una auditoría bien realizada respaldará a tu proyecto empresarial ante futuros inversores.

Tipos de Due Diligence

  • Due Diligence del Equipo Gestor. Se realiza una revisión del equipo gestor para precisar si los recursos de los que dispone la empresa se encajan a los que necesita
  • Due Diligence Financiera. Este proceso de diligencia debida analiza la trayectoria financiera y contable de la empresa
  • Due Diligence de Negocio o Comercial. Este tipo estudia todos los componentes de la estrategia empresarial: sector, crecimiento histórico, rentabilidad, amenazas y oportunidades, legislación, etc
  • Due Diligence de Gestión. Se centra en los procesos de desarrollo, los procedimientos de prevención y otros procedimientos correspondientes con la calidad de los recursos humanos, los seguros y la evaluación de los riesgos
  • Due Diligence Fiscal y Laboral. Trata aspectos legales generales y suelen ser los Due Diligence que más contingencias localizan
  • Due Diligence Técnica. Se encarga de los activos inmobiliarios, la estructura del edificio, los materiales utilizados y los sistemas técnicos empleados
  • Due Diligence Medioambiental. Estudia los aspectos relacionados con el terreno de una empresa y la legislación vigente sobre medio ambiente
  • Due Diligence Tecnológica. Descubre cuáles son los fallos informáticos y tecnológicos, así como la evolución y crecimiento tecnológico de una empresa
  • Due Diligence Social y ambiental. Examina los riesgos ambientales y sociales que pueden provocar las actividades comerciales
Toda la información proporcionada es confidencial, por lo que solo será estudiada y analizada por el responsable de realizar el informe de Due Diligence.

En determinados casos, los informes pueden combinar diferentes tipos de Due Diligence.

Ventajas del Due Diligence

Una de las principales ventajas de la Due Diligence es su UNIVERSALIDAD. Es decir, en cualquier parte del mundo podrían entender un informe realizado en España, puesto que el formato utilizado en las diferentes Due Diligence son casi idénticos.

Esto supone un factor fundamental ya que la Due Diligence abre puertas a los inversores o compradores internacionales.

Cuándo se realiza una Due Diligence

Estos informes se realizan por diferentes motivos:

  • Cuando una empresa se ve envuelta en procesos de inversión externa
  • Procesos de compra-venta
  • Cambios de cargos en el órgano administrativo

Antes de realizarse una Due Diligence, la empresa debe elaborar un examen interno en profundidad para determinar si todo se encuentra en orden.

Quién realiza una Due Diligence

El encargado de realizar las Due Diligence es el Perito Economista, es decir, un experto es Economía, Finanzas y Banca.

A través de sus conocimientos y habilidades de investigación, el perito evaluará tu empresa, analizará las pruebas y concluirá los hechos en el informe final de Due Diligence.

En Perito Judicial Group contamos con expertos economistas que pueden ayudarte con el desarrollo de estrategias y soluciones para tu compañía.

Cómo se realiza una Due Diligence

Para comenzar con el proceso de Due Diligence se debe contar con el consentimiento expreso del vendedor. Este proceso se divide en CUATRO ETAPAS diferenciadas que servirán para lograr los objetivos más fácilmente.

Etapas del proceso de Due Diligence

1. Etapa o inicial o de planificación.

En primer lugar, el perito economista realiza una lista con la información necesaria que la empresa debe facilitar para realizar el informe.

Esta información puede abarcar diferentes aspectos:

  • Contratos
  • Productos o servicios
  • Propiedad intelectual y industrial
  • Privacidad
  • Corporate
  • Aspectos tecnológicos
  • Información fiscal y laboral
  • Contabilidad o estructura de costes
  • Rentabilidad
  • Principales clientes y/o potenciales
  • Y muchas más…

Según el tipo de negocio, puede ser conveniente analizar otros aspectos de la empresa que podrían influir en sus actividades.

2. Etapa de análisis y recogida de datos.

Se realizan las diferentes investigaciones económicas, financieras y legales. Este proceso puede realizarse mediante documentación escrita o preguntas, entrevistas o encuestas a los empleados o responsables de área. NO SE DEBE OCULTAR ningún dato o circunstancia que pueda afectar al desarrollo de la Due Diligence.

Si la empresa no dispone de las informaciones que precisa el perito economista deben explicar claramente cuáles son los motivos de por qué no existen estos datos o se encuentran disponibles.

3. Etapa de confirmación

En esta fase se confirman los datos y se procede a realizar las conclusiones pertinentes extraídas de las informaciones de la empresa. Se fija un calendario de reuniones resuelvan todas las dudas acerca de la Due diligence hasta llegar a una decisión final.

4. Etapa final

Redacción final del informe de Due Diligence. Este informe está conformado por dos resúmenes, uno breve y otro más ampliado.

Quién tiene acceso a las informaciones de la Due Diligence

El perito economista encargado de realizar la Due Diligence es el ÚNICO que tendrá acceso a la información proporcionada por la empresa ya que se trata de información confidencial. Será necesario un estricto acuerdo de confidencialidad.

El comprador o el inversor SOLO tendrá acceso al informe final que resulta de la Due Diligence. Así se previene que las personas externas a la empresa no conozcan detalles o datos críticos sobre la empresa, ya que podrían invertir o comprar empresas de la competencia.

Del mismo modo, el vendedor NO podrá encubrir, falsear o manipular los datos durante todo el proceso.

Por qué los inversores o compradores solicitan las Due Diligence

Antes de invertir o adquirir un negocio es recomendable realizar una Due Diligence, esta ofrece al comprador o inversor una serie de garantías para disminuir los riesgos de la transacción.

Por tanto, la Due diligence determina si la inversión o adquisición es adecuada, si les traerá beneficios o no.

¿Necesito un Due Diligence para mi empresa?

La Due Diligence, generalmente, las contratan los inversores, asesores o compradores con el consentimiento del vendedor. En algunos casos, es el vendedor quien corre con los gastos de la auditoría.

Aunque no es lo más habitual, todas las empresas necesitan una Due Diligence. Contratar una Due Diligence es una muestra de inteligencia por parte de la empresa y sus principales directivos. Esto beneficiará a la propia compañía ya que permitirá comenzar un proceso de autocrítica constructiva que prosperará en mejoras y, por tanto, en beneficios para la empresa.

La Due Diligence ofrece una imagen real y fiable de la empresa, por lo que resulta un elemento esencial para la adquisición exitosa de una empresa.

Qué ocurre si se detectan incumplimientos legales en la Due Diligence

Cuando la Due Diligence de una compañía localiza incumplimientos, los vendedores o inversores pueden tomar diferentes decisiones:

  • Reducir proporcionalmente la valoración de la empresa
  • Esperar a que la empresa cubra los hechos localizados
  • Incluir los riesgos en las garantías del contrato. De esta manera, cualquier sanción, multa o indemnización relacionada con estas contingencias serán abonadas por la empresa vendedora.

En la mayoría de los casos, las irregularidades encontradas afectan al importe de inversión o compra.

Cuánto dura una Due Diligence

El tiempo que tarda en realizarse un Due Diligence puede ser muy variado. En general, el tiempo estimado suele oscilar entre dos semanas y un mes. Es un proceso corto, pero a la vez intenso ya que se analizan todos los elementos de una empresa pormenorizadamente.

El tiempo también puede cambiar dependiendo del tipo de Due Diligence que se vaya a realizar.

Cuánto cuesta una Due Diligence

El precio del Due Diligence está ligado a la cantidad de horas y de trabajo que el perito economista desarrolle. Por tanto, cuanto más tiempo se tarde en realizar la auditoría mayor coste tendrá. Es recomendable tener a profesionales bien formados y con experiencia para que el tiempo que pasan con el perito sea mínimo.

Cada auditoría legal es diferente. Esto depende del tipo de empresa, las actividades que lleven a cabo, el volumen y la complejidad de las mismas, etc.

Por lo general, las Due Diligence pueden variar entre los 1.500 y 100.000 euros.

Si quiere conocer más acerca de lo que le podemos ofrecer, no dude en ponerse en contacto con nosotros para que estudiemos su caso. Le realizamos un presupuesto sin compromiso.