En la actualidad, más de mil millones de personas tienen algún tipo de discapacidad, es decir, el 15 % de la población mundial. Independientemente de si la discapacidad ha sido consecuencia de un accidente o una enfermedad es importante valorar el grado de discapacidad de cada persona, ya que tendrá derecho a unos beneficios y ventajas como consecuencia de su situación.

1. El papel del Perito en el Reconocimiento de una Discapacidad

Para que una persona obtenga el reconocimiento de cualquier tipo de discapacidad, será necesario que sea español o que resida legalmente nuestro país. Al mismo tiempo, como es  obvio, será necesario que parezca una discapacidad mental, física o sensorial demostrada mediante informes médicos periciales.

Se deberá tramitar el grado de discapacidad ante la Oficina de Servicios Sociales de la comunidad autónoma  donde se encuentre empadronada la persona que pretende solicitar el grado de discapacidad. Será aquí donde intervenga el perito médico experto para valorar la documentación médica solicitar todas aquellas pruebas que sean necesarias para conseguir  certificar el grado de discapacidad que presente el individuo.

Es muy importante contar con un perito médico experto que pueda ayudarnos durante el reconocimiento de una discapacidad, ya que el simple hecho de haber padecido una enfermedad o accidente no otorga directamente ningún tipo de minusvalía.  Será necesario que la persona presente alguna de las características presentes en el cuadro de la normativa  relativa a cada tipo de discapacidad.

Tras la entrega de los documentos,  serán evaluados y tras unos meses se  dictará una resolución. En el caso de que no se emita ninguna  resolución se entenderá como desestimada. En cualquier caso, cuando el grado de discapacidad supere el 33% otorgará una tarjeta que lo indique.

En el caso de que se rechace o que no se obtenga el grado de discapacidad que se esperaba, hay varias formas de reclamarlo. En primer lugar, podemos presentar una reclamación en un plazo de 30 días desde la resolución. El papel del perito experto en reconocimiento de grado de discapacidad será clave, ya que él será quién nos ayude en nuestra reclamación.

2. Tipos de Discapacidad

No existe solo un tipo de discapacidad, sino que hay muchos meses en función del problema que presente cada persona. Entre los tipos de discapacidades se encuentran los siguientes:

  • Discapacidad física. Este tipo de discapacidad es toda aquella limitación como consecuencia de problemas en la capacidad física o en el sistema motor. Un ejemplo de este tipo de discapacidad es la pérdida de una extremidad.este tipo de discapacidad surge como consecuencia de alguna enfermedad, traumatismo, amputación o malformación. Dentro de este tipo de discapacidad podemos encontrar la discapacidad orgánica o visceral,  la cual afecta a aquellas personas que parecen  cierto tipo de problema  que afecta gravemente al normal funcionamiento de un órgano esencial.
  • Discapacidad sensorial. Se trata de aquella producida como consecuencia de algún tipo de defecto en los sentidos de forma interna o externa. Entre los principales se encuentran la discapacidad auditiva y la visual.
  • Discapacidad intelectual. Se define como toda limitación individual que dificulta el desarrollo de forma autónoma del individuo en cualquier ámbito social. se corresponde con aquellas personas que poseen un cociente intelectual inferior a 70 y cuyas capacidades se ven mermadas a consecuencia de este grado de discapacidad intelectual.
  • Discapacidad psíquica.La discapacidad psíquica se presenta cuando hay  cualquier tipo de modificación conductual o de la forma de comportarse y adaptarse al entorno del individuo derivada de algún tipo de enfermedad o trastorno mental.
  • Discapacidad múltiple. No se trata de un tipo de discapacidad en concreto sino de una combinación de dos o más de las discapacidades que hemos comentado anteriormente.

3. Cómo se mide el nivel de Discapacidad

Cuando queremos medir el nivel de discapacidad de una persona debemos tener en cuenta dos características:  el grado de discapacidad y su porcentaje.

Grados de Discapacidad

  • Grado de discapacidad 1. Cuando no existe ningún tipo de discapacidad real y la persona únicamente sufre secuelas y daños leves que no le impiden llevar una vida diaria con normalidad, estamos hablando de discapacidad de grado 1.
  • Grado de discapacidad 2. En el momento que la discapacidad no permite que la persona realice sus actividades diarias con total normalidad estaremos hablando de un grado 2 de discapacidad.
  • Grado de discapacidad 3. Este grado se da cuando la  discapacidad es moderada y la persona padece síntomas, daños o algún tipo de secuela que impide la realización de las actividades diarias aunque es capaz realizar actividades de cuidado propio todavía.
  • Grado de discapacidad 4. Se da cuando la discapacidad es grave y la persona presenta síntomas que provocan una capacidad nula para realizar actividades diarias influyendo incluso a alguna de las actividades de cuidado de propio del individuo.
  • Grado de discapacidad 5. Se trata de una discapacidad muy grave la que la persona es incapaz de realizar ningún tipo de actividad diaria o de su cuidado propio.

Porcentajes de Discapacidad

Además de los grados de discapacidad existe el porcentaje que se calcula en función la discapacidad que posea.  según la legislación española existen cinco clases de porcentajes:

  • La discapacidad del 0% corresponde a aquella que no impide realizar ningún tipo de actividad vital diaria.
  • La discapacidad del 1 al 24 % es aquella considerada como leve.
  • La discapacidad del 25 al 49 % se considera una discapacidad moderada.
  • Cuando nos encontramos con una capacidad que va desde el 50 al 70 % se puede decir que se trata de una discapacidad grave.
  • Finalmente, aquella discapacidad que supere el 75 % será calificada como una discapacidad muy grave.

Cada porcentaje de discapacidad tiene asociado su respectivo grado de discapacidad por lo que se trata de elementos correlacionados de medición del nivel de discapacidad.

4. Prestaciones por Discapacidad

Como hemos comentado antes, existe un certificado que determina el grado de discapacidad que posee cada persona. Este documento indica ciertas características a nivel administrativo y dependiendo del tipo de discapacidad que el individuo sea podrá optar a ciertos beneficios, ventajas y deducciones fiscales.

Entre los beneficios y ventajas que puede obtener una persona según su grado de discapacidad se encuentran los siguientes:

  • Beneficios exclusivos para una discapacidad del 65% o más. Aquellas personas que padezcan de cualquier tipo de discapacidad con un porcentaje superior al 65% tendrán derecho a una prestación económica por invalidez que se duplicará en el caso de que la persona tenga una discapacidad superior al 75%.
  • Beneficios para aquellas personas que tengan una discapacidad de entre el 33% y el 65%. En este caso, las personas tendrán derecho a una prestación económica hasta que los hijos que puedan tener a cargo cumplan los 18 años.

Además debemos saber que existen ciertos beneficios que son comunes tanto para los casos anteriores como para aquellas personas que tengan una discapacidad superior al 33%:

  • Tal y como recoge la Ley de integración social del minusválido, estas personas tendrán derecho a beneficios en rehabilitación, asistencia sanitaria y farmacéutica, gastos de transporte, etc.
  • Además tendrán derecho a beneficios fiscales en el IRPF, entre los que se encuentran su reducción para aquellos que sean trabajadores, beneficios fiscales en cualquier plan de pensiones, en la compraventa de una vivienda y en la desgravación de la renta familiar.
  • Al mismo tiempo, podrán beneficiarse de reducciones de tasas e impuestos como el de sucesión, el de sociedades…
  • Tendrán derecho a bonificaciones especiales en los impuestos municipales como el IBI, las tasas de agua y basura y el alcantarillado y reducciones o exenciones en aquellas tasas relativas a licencias de obras para mejorar la accesibilidad.
  • En cuanto a la vivienda, gozarán de reserva para el alquiler y preferencia en la adquisición de viviendas protegidas.
  • Con respecto al ámbito de la educación, tendrán preferencia en la admisión de colegios públicos o concertados, mayores ayudas en el transporte, el comedor y los libros de texto, becas de ayuda a la educación especial, exención de pago de tasas universitarias, así como reserva de plazas y un largo etcétera.
  • En lo relativo al empleo, obtendrán beneficios en ayudas de todo tipo.
  • También obtendrán beneficios con respecto a centros de día, viviendas apoyadas y tuteladas, así como residencias de todo tipo.
  • Además, en el caso del carnet de familia numerosa, se eliminará la edad límite de 21 años y si uno de los hijos tiene un 33% de discapacidad o superior o uno de los padres tiene una discapacidad superior al 65% o ambos al 33% se considerará familia numerosa con solo dos hijos.
  • Existen además ayudas económicas lo relativo a los vehículos como la reducción del impuesto de matriculación, la exención del impuesto municipal de circulación, la tarjeta de aparcamiento para personas con movilidad reducida y las ayudas en la compra de vehículos adaptados para personas con estas características.
  • A todas estas, debemos incluir las ayudas individuales, las ayudas relativas a mutualidades y aquellas como la renta activa de inserción y los beneficios relacionados con la tarjeta dorada de RENFE.

5. Cómo reclamar un grado de Discapacidad

Antes de reclamar un grado de discapacidad debemos tener en cuenta que será distinto presentar la reclamación en una comunidad autónoma o en otra, ya que cada comunidad tiene un organismo propio que se encarga de regular y declarar las minusvalías o discapacidades, así como su grado o nivel.

No obstante, hay unos trámites básicos que son comunes a todas las comunidades autónomas y que debemos conocer la hora de reclamar un grado de discapacidad.

En primer lugar, está solicitud deberá ser presentada por el interesado o por los tutores legales para poder reconocer la discapacidad. Tras esto, la Consejería encargada específicamente de estos trámites que corresponda a cada Comunidad Autónoma será la que se encargue de comprobar los documentos que habremos presentado, es decir, aquellos informes médicos o psicológicos que acrediten la discapacidad.

En la solicitud de reconocimiento del grado de discapacidad deberán estar incluidos el nombre y apellidos de la persona que posee la discapacidad, su DNI, sus datos de domicilio y toda la información relativa a las características de la discapacidad que se posee y cualquier enfermedad o dato que pueda ser considerado importante, como por ejemplo, la situación económica.

No obstante, la documentación médica no es era suficiente para determinar si existe un grado de discapacidad y su valor. Para esto, será necesario que el paciente pase por un tribunal médico de discapacidad. Una vez presentada la solicitud de certificación del grado de discapacidad la administración competente establecerá un día para determinar y comprobar mediante pruebas si se cumplen los requisitos para dicho grado de discapacidad.

Durante este proceso, un médico será el encargado de realizar el examen físico y medirá la discapacidad física o sensorial. en el caso de que se trate una discapacidad psicológica, será un un psicólogo quién se encargue de determinar el grado de discapacidad. En cualquier caso, dependerá de la administración designar al profesional competente para examinar el grado de discapacidad.