¿Qué papel tienen los activos en el funcionamiento de una empresa? ¿Para qué sirve la valoración de los activos de una empresa? ¿Quién me puede ayudar a conocer su valor real?

Los activos son una parte crucial de las empresas, son bienes que les pertenecen y que guían las distintas operaciones productivas. En algunas ocasiones es necesario conocer este valor para evitar futuros conflictos y disputas.

¿Conoces la figura de los Peritos Economistas? En este artículo te mostraremos cómo se valoran estos activos y qué papel tienen los economistas en el proceso.


Qué son los activos de una empresa

Son el conjunto de bienes, derechos y valores que forman parte de la compañía. Se trata de aquellos recursos que suman para la empresa.

Es imprescindible para las empresas contar con el valor de los activos que poseen. Para ello es necesario tasarlos y establecer cuánto vale cada uno. La fórmula para conseguirlo es la siguiente:

Activo = Pasivo + Patrimonio Neto

Los activos de una empresa son los bienes que poseen para desarrollar la actividad productiva de su sector. Sirven para llevar a cabo las distintas operaciones que, en un futuro, pueden ser claves para aumentar los activos.

Ejemplos de activos de una empresa

Como hemos comentado se trata de bienes que pertenecen al patrimonio de la empresa. Algunos ejemplos de activos son los siguientes:

  • BIENES INMUEBLES: edificios, viviendas, oficinas, almacenes, cocheras, construcciones
  • MOBILIARIO: mesas, sillas, estanterías, utensilios de la empresa
  • PRODUCTOS TECNOLÓGICOS: equipos informáticos, ordenadores, tablets, móviles, pantallas digitales, proyectores, programas, sistemas, aplicaciones
  • INVERSIONES: se incluyen los títulos o bonos, pensados para un beneficio a largo plazo
  • TRANSPORTES

También forman los activos de una empresa los derechos de cobro por los servicios que ofrecemos o la venta de nuestros productos. En general todos los recursos que forman parte del inventario de la compañía.

Cómo se forma el activo de una empresa

Dentro del activo de la empresa debemos diferenciar entre dos partes.

Activo fijo

Forman parte de la empresa por un periodo superior a 12 meses, es decir, más de un año. Estos recursos también reciben el nombre de activo inmovilizado o no circulante.  

Dentro de los activos fijos podemos diferenciar entre tres grupos.

Por un lado tenemos los bienes materiales. Se trata de aquellos recursos adquiridos por la empresa para desarrollar su actividad. Podemos señalar los terrenos, las edificaciones, la maquinaria, los equipos informáticos o los muebles.

Como entenderá se trata de un capital que formará parte de la empresa durante un tiempo prolongado.

Por otro lado están los bienes financieros. Se trata de recursos relacionados con el tema económico de una empresa que suponen una parte esencial. Son elementos muy cambiantes que precisan de los servicios de un Perito Economista para su valoración.

Entre este grupo podemos encontrar las inversiones realizadas, dinero en curso legal o depósitos bancarios. Se busca la rentabilidad y siempre tiene un riesgo el trabajo con ellos.

Por último existen los bienes intangibles. Son elementos no materiales como los derechos de autor, las patentes o las marcas. También entrarían dentro de este grupo los datos de los clientes, las relaciones con proveedores o los valores asociados a la marca.

Activo circulante

De igual forma reciben el nombre de activo corriente. Al contrario que los activos fijos, son aquellos que forman parte de la empresa por un periodo inferior a 12 meses, esto es, menos de un año.

Son recursos en constante movimiento que buscan la rentabilidad en el corto plazo.

Dentro de este grupo se encuentran las existencias. Son productos que están circulando y entre los que se encuentran los artículos y mercancías. Estos son ofrecidos al público y son creados para que salgan de la empresa en el menor tiempo posible.

Así, también forman parte del activo circulante los componentes necesarios para el proceso de producción. Materias primas, productos semiterminados o envases son algunos ejemplos.

Los abastecimientos son otro de los productos que forman parte de la empresa durante poco tiempo. Son necesarios para que la empresa cumpla con sus obligaciones operativas. Nos encontramos con los combustibles, productos fabricados por otras empresas o embalajes.

Respecto al ámbito económico podemos señalar el dinero líquido con el cuenta la compañía para utilizar en el corto plazo. Este puede ser encontrado en entidades bancarias, inversiones cortas o cajas.

El trabajo de un Perito Economista será esencial para valorar el activo fijo y circulante que forma parte de una empresa. Su asesoramiento te ayudará a solucionar los conflictos y a contar con información relevante ante una futura reclamación.

En cuanto a la proporción de un activo u otro, debemos valorar que no es un espejo de la situación de la empresa. Depende del sector y la situación de la compañía será aconsejable contar con un mayor porcentaje de activo fijo o circulante. El apoyo de un perito será esencial para saberlo.

Qué es el pasivo de un empresa

Está formado por el conjunto de deudas de una empresa, hace referencia a las obligaciones financieras que tiene esta.

Tanto unas como otras representan lo que la compañía debe pagar a terceras personas. Entre los beneficiarios podemos señalar:

  • Empresas
  • Entidades bancarias
  • Proveedores
  • Clientes

Al igual que con el activo, podemos diferenciar entre dos grupos.

El pasivo fijo serían aquellas deudas a largo plazo y el pasivo circulante aquellas que vencen en el corto plazo.

Ejemplos de pasivos de una empresa

Como ejemplos de pasivos de una empresa se encuentran:

  • Préstamos bancarios
  • Hipotecas
  • Salario de los trabajadores
  • Pagos a proveedores
  • Impuestos
  • Cargas fiscales
  • Pagos a la Seguridad Social  

El pago de estas facturas más el patrimonio neto de la empresa tendrá como resultado la financiación de la empresa. De esta forma es posible adquirir los activos y seguir desarrollando la actividad del sector.

En Perito Judicial Group te ofrecemos el asesoramiento ante cualquier conflicto con el pasivo de la empresa.

Sabemos que, en algunas ocasiones, surgen dudas fiscales y disputas con trabajadores, pago de impuestos o desacuerdos con los proveedores. No dude en contactarnos para abordarlos desde una perspectiva especializada y profesional.

En qué consiste la valoración de los activos de una empresa

Se trata de un procedimiento necesario para conocer el valor monetario de los elementos que forman parte de una empresa. Para ello, nuestros peritos utilizan distintos criterios y métodos. Tenga en cuenta que siempre lo hacen basándose en los principios de la profesión.

Llegados a este punto te estarás preguntando, ¿para qué sirve la valoración de activos de una empresa?

Déjame decirte que este documento puede ser de gran utilidad en procesos de compraventa, cálculo de pago de impuestos, solicitud de préstamos o redacción de informes financieros.

Sin conocer el valor de los activos que forman el patrimonio de la empresa, es imposible trazar un perfil de la situación económica y ver las posibilidades de aumentar los beneficios.  

Qué factores se tienen en cuenta para valorar los activos

Como hemos comentado a lo largo de este artículo, los activos tienen la finalidad de aportar una ganancia para la compañía, tanto en el corto como en el largo plazo.

A pesar de esto, debemos tener en cuenta que se trata de bienes distintos y por ello se utilizan distintos procedimientos para su valoración. En este post te mostraremos cuales son los factores que se tienen en cuenta en función de los productos:

  • COSTE HISTÓRICO: bienes que pertenecen a la empresa. Tiene un aumento debido al componente simbólico que sobrepasa el coste real
  • COSTE AMORTIZADO: es la valoración de los bienes o activos menos el coste de su producción. Es un factor clave para saber los posibles beneficios
  • COSTE DE VENTA: supone el precio de mercado. Al ponerlo lleva implícito el futuro beneficio
  • VALOR RESIDUAL: precio que podemos adquirir tras terminar la vida útil de un producto
  • VALOR CONTABLE: hace referencia al valor recogido en el balance de la empresa. Conviene que sea revisado con el tiempo por un Perito Economista porque se trata de valores que varían con el tiempo
  • VALOR NETO: es el coste de un producto sin tener en cuenta el pago de impuesto o proveedores

Los profesionales de Perito Judicial Group tienen en cuenta estos valores y procedimientos para valorar los activos de una empresa. Para llevarlos a cabo es necesario conocimientos, por los que solo un profesional del sector está habilitado para realizarlos de forma objetiva y eficaz.  

Qué es la depreciación de un activo

Uno de los factores más importantes a la hora de valorar un activo es la depreciación. En muchas ocasiones es olvidado, pensamos que nuestros bienes y productos tienen el mismo valor aunque pase el tiempo. Pero déjame decirte que estos, en algunas ocasiones, van perdiendo su valor.

Los bienes de una empresa a los que le ocurre esto se denominan activos depreciables. Este término sólo es atribuible a los activos fijos o no circulantes.

Entre los principales motivos por los que sucede la depreciación se encuentran:

  • El paso del tiempo
  • La obsolescencia tecnológica
  • La usabilidad

Se trata de tres factores claves en el ámbito de la contabilidad que ayudan a nuestros peritos a conocer el valor actual de los activos de una empresa.

Durante este procedimiento los Perito Economistas tienen en cuenta el valor del activo en el momento de la adquisición, la vida útil del activo y el valor residual.

Qué conflictos pueden surgir con los activos de una empresa

Los activos de una empresa constituyen una parte fundamental de su funcionamiento. Forman parte de los procesos de producción, de las operaciones financieras y de todo lo relacionado con el sector económico.

Al pertenecer al ámbito interno de la empresa, suelen ser causa de conflictos. Entre los principales podemos apuntar:

  • Desacuerdos en procesos de compra venta
  • Fraudes económicos
  • Inspecciones o auditorías de contabilidad
  • Cómputo de indemnizaciones
  • Tasación de bienes empresariales
  • Análisis de fusiones y conflictos entre empresas
  • Estudio de inversiones y planes de financiación

En cualquiera de los casos mencionados es necesario contar con un profesional que aporte su asesoramiento. Será una garantía para el caso y ayudará al ahorro de tiempo durante el procedimiento.

Qué aporta un Perito Economista con la valoración de activos

El trabajo de estos profesionales ayudará a los miembros de una empresa a conocer el activo total. Tener esta información es esencial para realizar distintas operaciones y seguir con las funciones productivas de manera eficaz.

Los Peritos Economistas plasman su trabajo en un informe pericial. Se trata de un documento completo y profesional que, si es necesario, puede actuar como medio de prueba en un procedimiento judicial.

Nuestro equipo de profesionales también está capacitado para actuar en otros ámbitos del sector económico. Algunos de los casos en los que puede ayudarte son:

  • Mala praxis contable
  • Apropiación indebida
  • Competencia desleal
  • Fraude mercantil
  • Delitos societarios
  • Cláusulas abusivas
  • Problemas contractuales

Si tienes dudas sobre algunos de los casos mencionados o problemas con fraudes económicos valora la contratación de un Perito Económico.

Contacte con nosotros ante cualquier duda y pondremos a su disposición al profesional que mejor se adapte a tus necesidades.