Existen muchas formas de eliminar nuestro vello corporal, pero la depilación láser es la más extendida, ya que gracias a ella se pueden conseguir resultados permanentes. No obstante, al igual que ocurre con cualquier procedimiento en el que deba realizarse un cambio en nuestro cuerpo puede ocurrir una negligencia médica.

Negligencia con Depilación Láser

Como hemos comentado, este método de depilación puede conseguir resultados definitivos. No obstante puede presentar cierto problemas no solo por su eficacia, ya que no funciona con vellos rubios o muy claros, si no porque al utilizar un láser depende mucho de su potencia y en algunos casos pueden crearse cierto tipo de efectos secundarios no deseados que en algunos casos pueden llegar a ser permanentes.

Riesgos de la Depilación Láser

No existe ningún tipo de tratamiento médico que no presente riesgos y la depilación láser no escapa de esta situación. Normalmente el uso de este tipo de láseres es un procedimiento seguro si es llevado a cabo por un profesional cualificado pero puede darse el caso de que nos topemos con una mala praxis por parte de la persona que realice esta depilación. Entre los posibles efectos adversos de la depilación láser se encuentran los siguientes.

  1. Cicatrices provocadas por láser. Este tipo de efectos se produce cuando se manipula el láser de manera incorrecta generando cicatrices antiestéticas.
  2. Cambios en el color de la piel. Son cambios en la pigmentación de la piel producidos por este tipo de negligencias. La hipopigmentación corresponde a un aclaramiento y la hiperpigmentación a un oscurecimiento.
  3. Lesiones oculares. Es el tipo de lesión menos común en este tipo de procedimiento pero si no se utilizan gafas de protección durante este procedimiento, pueden llegar a darse lesiones oculares.
  4. Infección en una herida. Si la epidermis está dañada pueden producirse infecciones a causa de bacterias de todo tipo.

Qué hacer ante una Negligencia por Depilación Láser

El primer paso es ponerse en manos de un profesional sanitario e informar al centro donde se ha realizado la depilación láser para informar de los daños sufridos.

Normalmente el centro intentará darle una solución al cliente, ya que este tipo de establecimientos deben tener un seguro de responsabilidad civil que puede hacerse cargo de la compensación económica.

En el caso de que el centro no se haga cargo deberá presentar una reclamación ante el organismo de Consumo y si no se obtiene ninguna solución se deberá recurrir a la vía judicial, para lo que necesitará un informe pericial. Este tipo de reclamaciones solo tendrán éxito si se trata de un daño considerable en el cliente. En primer lugar debemos solicitar los servicios de un perito médico experto en negligencias médica en depilación láser. Este profesional redactará un informe médico pericial que será clave para que la reclamación llegue a buen puerto. Este informe puede incluso evitarnos ir a juicio pues una vez que la empresa se encuentre con este tipo de informes, intentará evitar llevar el enfrentamiento a la vía judicial.